Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Carmen Castiblanco, vendedora informal en Engativá (Bogotá).
Carmen Castiblanco, vendedora informal en Engativá (Bogotá)/RCN Radio.

Varios ciudadanos dedicados al comercio formal e informal en el occidente de Bogotá, expresaron su preocupación por la nueva cuarentena estricta que anunció la Alcaldía de Bogotá desde este marte 5 de enero en la localidad de Engativá, al igual que en Suba y Usaquén, debido al aumento de casos de coronavirus en esos sectores.

Sin embargo, la medida que tendrá que ser avalada por parte del Gobierno Nacional, implicaría el cierre de todos los comercios no esenciales, además del toque de queda desde las ocho de la noche y hasta las cinco de la mañana. 

Puede leer: Capacidad de camas UCI en Bogotá hoy está en el 77 %: Secretaría de Salud

RCN Radio hizo un recorrido por varias zonas de la localidad de Engativá sobre las implicaciones de la medida. La mayoría de los comerciantes y vendedores rechazaron la medida tras argumentar la afectación económica que implicaría ese nuevo cierre.

"¿De qué voy a vivir si me toca encerrarme durante 14 días", preguntó don Gustavo Ruiz de 64 años, un vendedor de tintos y aromáticas en el barrio Villa del Dorado. 

Agregó que "el Gobierno decreta esas medidas pero no piensa en nosotros. Yo me mantengo con este trabajo y si no salgo a trabajar, pues no como".

El vendedor señaló que a pesar de que fue censado por el Distrito hace algunos meses cuando se presentó la emergencia por la pandemia, "no alcancé a recibir el subsidio que dieron en la primera ola". 

Por su parte, Ángela Suárez, quien trabaja en esa zona de la ciudad, aseguró que "la indisciplina de unos cuantos, nos llevó a estas medidas extremas que impactan negativamente en nuestras economías".

De interés: Lo que se podrá hacer en las tres localidades que entran en cuarentena

La mujer que trabaja en una fábrica de confección de elementos de bioseguridad, teme que hagan un "nuevo recorte de personal", tal como ocurrió en ese sector de la industria hace unos meses, por cuenta de la crisis económica que dejó la pandemia de la covid-19. 

Entre tanto, Carmen Castiblanco, vendedora de dulces en las calles del barrio Quirigua, también expresó su preocupación ante las consecuencias de un nuevo confinamiento.

"Si nos encerramos, nos morimos de hambre, es así de sencillo. Es terrible, no se qué pretende el Gobierno, quieren que fracasemos, que nos muramos de un estrés muy berraco y que nos quedamos con los brazos cruzados", dijo. 

La preocupación y la incertidumbre entre la mayoría de ciudadanos de diversas zonas de la localidad de Engativá son un común denominador, tras las medidas adoptadas por el Distrito. 

Se espera que esta tarde se definan esas medidas e incluso que se adopten otras en la capital del país, al término de una reunión entre representantes del Gobierno Nacional y la Alcaldía de Bogotá. 

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.