El CGR, operador del Relleno de Doña Juana, se defendió de las acusaciones de la Personería de Bogotá asegurando que efectivamente ha habido una reducción de moscas y roedores en el sector, y que no es cierto que estén llegando lixiviados al Río Tunjuelito sin tratamiento.

"De acuerdo con los resultados de las mediciones de los puntos de monitoreo de CGR y de la interventoría UT Inter DJ, la presencia de moscas y roedores en la comunidad se ha reducido en los últimos días, dando cumplimiento a los compromisos adquiridos con los habitantes de la vereda Mochuelo Alto", explica el comunicado enviado por la entidad. (Lea también: Secretaria de Movilidad suspende licitación de grúas y patios)

Además, el CGR considera que no es del todo su responsabilidad el tratamiento de vectores ya que "la comunidad de Mochuelo Alto está ubicada a menos de 150 metros del perímetro del relleno sanitario Doña Juana, cuando la norma vigente -Decreto 838 de 2005- señala que esa distancia mínima debe ser de 1.000 metros".

Con respecto a la que algunos lixiviados están contaminando el río Tunjuelito , el operador aseguró que es falso ya que el reporte de la CAR confirma que ninguno de estos líquidos han llegado sin su debido tratamiento

Como tercer punto, el CGR aseguró que los pagos que se hacen dentro del sistema "siempre son autorizados por la interventoría UT Inter DJ, contratada por la UAESP".

Por último, el operador se refirió a los hechos sociales con lo que está comprometido y sí se están llevando a cabo como tardes infantiles, encuentros con adultos mayores, encuentros con jóvenes y jornadas de Salud con Pediatría, entre otros, pero los relacionados con cupos en jardines y construcción del alcantarrillado no son de su competencia.