Institución Distrital Agustín Nieto Caballero / Foto RCN Radio

Los padres de familia de la Institución Distrital Agustín Nieto Caballero, ubicada cerca a la calle del Bronx en el centro de Bogotá, pidieron a las autoridades que controlen el inminente riesgo de sus hijos por las ollas y la indigencia que se vive en la zona. "Usted puede verlo, excremento por todas partes, este es un muy buen colegio pero uno tiene que casi escoltar a sus hijos para venir porque da miedo", dijo la madre de dos estudiantes del colegio. El Agustín Nieto se ubica en la Carrera 19 con calle 11, en el costado occidental de la Plaza España, lugar de permanencia de centenares de habitantes de calle aunque esa circunstancia no es la más importante. "Dentro del colegio hay algunos estudiantes que entran la droga, yo tengo una hija que entró este año y me preocupa mucho", dijo otra madre. El principal problema es que en la carrera 20 funciona una de las ollas de microtráfico más temidas de Bogotá. Otro padre advirtió que "se debe exigir que se arregle el entorno del colegio. Es patrimonio de la ciudad pero los niños están expuestos". La Secretaría de Educación está documentándose sobre la problemática para pronunciarse al respecto. Denuncia del rector del colegio Jairo Rodríguez, rector del Colegio Agustín Nieto Caballero, aseguró que el trabajo con los mil niños beneficiados con esta institución se hace cada vez más difícil, al considerar que el entorno vulnera todos los derechos de los menores. "Yo no he visto ninguna entidad en donde se vulneren tanto los derechos fundamentales como en el colegio: uno de ellos, es la vida, allí la inseguridad es permanente porque a los muchachos me los atracan bajando por el Voto Nacional, o subiendo por la 24, los atracan, les quitan los tenis, a los profesores me los han atracado, al persona de aseo, a los mismos vigilantes", contó el rector en RCN Radio. De acuerdo con Rodríguez, "lamentablemente esa es una realidad que tenemos que reconocer, para poder aunar recursos con todas las entidades y sacar a estos mil niños adelante". El académico dijo también que además del peligro que corren las vidas de toda la comunidad escolar, hay vulneraciones de todo tipo por los peligros que representa la zona. "El segundo derecho vulnerado es la salud, allí respiramos todos los días las eses de los habitantes de la calle que hacen sus necesidades en las puertas del colegio, y de verdad que la salud, y muchos docentes y estudiantes viven enfermos permanentemente por ese hedor", dijo el Rector. Continuando con su relato de las dificultades, Jairo Rodríguez señaló que el tercer derecho vulnerado es el de la movilidad, por las dificultades para desplazarse en la zona. "Aquí no se puede transitar por ninguna parte y para sacar los niños, están todos los camiones que hacen sus descargas y demás, el cuarto es el microtráfico, la distribución y el consumo que está matando nuestra juventud y ahí tenemos de todo, trata de blancas y estamos cerca al Bronx, a la ele (como es llamada la calle del Bronx) y a la Favorita", indicó. Para el rector Rodríguez, es inconcebible que en el sector de la ciudad en donde están las instituciones más importantes del país, se vea una realidad tan complicada y sobre todo tan peligrosa para los menores de edad. "Lo más triste del mundo es que estamos en pleno centro de la capital, muy cercanos a la casa presidencial, al Palacio de Liévano, al Comando de la Policía de Bogotá, cerca al Batallón de reclutamiento y cerquita a la estación 24; estamos rodeados de todas estas entidades y es la zona más insegura del país, de verdad que es triste el esfuerzo que todos los maestros hacemos para sacar a estos niños del país", explicó el rector .