Cargando contenido

El terrible caso ocurrió en el noroccidente de Bogotá por los lados del Club Los Lagartos en Suba.

Cicloruta en Bogotá
Colprensa

De a poco se está recuperando una mujer, que el pasado 9 de mayo cayó de una bicicleta en movimiento y al irse sobre un pastizal, su ojo quedó clavado en un pedazo de tubo que estaba enterrado de manera irresponsable en ese sector del noroccidente de Bogotá. 

Le puede interesar: "Lorena, te estamos escuchando", estudiante deja micrófono abierto mientras tiene sexo en plena clase virtual

Claudia Bonilla, hermana de la afectada identificada como Adriana Bonilla, comentó en la emisora La Cariñosa 610 AM de RCN Radio que, a su pariente le dieron una cicla en el sitio de trabajo para que se desplazara en medio de la cuarentena sin utilizar el transporte público, pero cuando pedaleaba por la calle 116 con la carrera 72 a la altura del Club Los Lagartos, un presunto carro le pasó muy cerca, asustándola y provocando su caída. 

Adriana cayó bruscamente de cara sobre el pasto, sitio en el cual estaban varios tubos cortados casi que a ras, incrustándose uno de ellos en la cavidad ocular, lo que le produjo serias lesiones en el maxilar y en general en la cabeza. 

Un ciclista que pasaba por el sitio fue quien se detuvo para auxiliar a la ciudadana, llamar a la Policía, taparle la cara buscando evitar el sangrado y retirar el ojo clavado en la estructura metálica.

Lea también: Por falta de alivios financieros en colegios privados, los padres están retirando a sus hijos

En una patrulla de la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog) fue conducida Adriana a las instalaciones de la Clínica Shaio y luego al Hospital San Ignacio en donde la reanimaron, le practicaron exámenes en el cráneo por el sangrado que presentaba y hasta la reanimaron varias veces en la Unidad de Cuidados Intensivos UCI en donde estuvo recluida por varios días. 

Lamentablemente la ciudadana perdió el ojo al explotarse, tras clavarse en ese pedazo de tubo en la cara, pero gracias a Dios las secuelas en la cabeza se superaron y tras ser dada de alta se recupera al lado de su familia en medio del cariño y valor que necesita para salir delante de esta lamentable situación

Doña Claudia, hermana de la paciente, manifestó en el noticiero Alerta Bogotá que está investigando qué entidad distrital dejó esos pedazos de tubo en ese pastizal que provocaron el accidente. 

Fuente

Alerta Bogotá

Encuentre más contenidos

Fin del contenido