Cargando contenido

La Personería reveló que los indicadores sobre niveles de ocupación de los servicios de urgencia fueron modificados.

Paciente atendido en un centro hospitalario, en Colombia
Paciente atendido en un centro hospitalario, en Colombia.
AFP

La Personería de Bogotá denunció que los indicadores y las fichas con las que se evalúa y se hace seguimiento al servicio de urgencias en la ciudad, fueron modificados por la Secretaría de Salud, y consideró que estos reportes generan dudas e inconsistencias.

La entidad recordó que los hospitales de El Tunal y Meissen afrontan los casos más graves de hacinamiento en el servicios de urgencias con el 424% y 328% respectivamente. Le siguen el Hospital de Bosa con el 197%, Kennedy con el 191%, la Victoría con el 173%, Santa Clara con 150% y Simón Bolívar con el 135.

La Personería describió que existen diferencias significativas en los porcentajes de sobreocupación que puede superar el 200%. Por eso señala que esto se debe a que la Secretaría de Salud modificó los estándares para medir la sobreocupación, incluyendo en sus reportes sobre el número de camas en urgencias, las camillas, sillas en pasillos y áreas de observación.

Le puede interesar: La Plaza de Bolívar de Bogotá estará cerrada una semana

Entre 2017 y 2018, la Secretaría de Salud aumentó la capacidad de servicios de urgencias con una ampliación de familias de 364 en urgencias de adultos y 75 para niños. Sin embargo, esta ampliación se realizó sin adelantar modificaciones de infraestructura y condiciones.

La personería de Bogotá denunció que al hacinamiento en urgencias que se registra en la ciudad, se le suma la falta de insumos y medicamentos. La personera Carmen Teresa Castañeda aseguró que también hay deficiencia en los servicios farmacéuticos, de laboratorio clínico y de imagenología, “qué comprometen la atención y vida de los ciudadanos”.

Fallas en servicios complementarios

El ente de control halló fallas en el servicio de imagenología, principalmente en las subredes Sur, Norte y Sur Occidente al encontrar equipos dañados que pueden superar los 60 días fuera de servicio, lo que ocasiona demoras en las entregas de resultados. Además, se evidenció la falta de insumos para el procesamiento de muestras en el servicio de laboratorio clínico.

También se encontró que los tiempos de atención en el 42% de todas las subredes superan los 30 minutos entre la clasificación del Triage y la consulta, y esperas superiores de 3 horas para la entrega de resultados de laboratorio clínico e imagenología.

Lea más: Hollman Morris dice que metro de Bogotá será subterráneo, si es elegido alcalde

Con relación al servicio farmacéutico se halló que en el 37% de las subredes presentan falta de medicamentos en los servicios de urgencias, hospitalización y fórmulas de consulta externa.

Fuente

Sistema integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido