Cargando contenido


La Fiscalía General reveló que de acuerdo con las primeras indagaciones Juan Pablo Angulo Reyes, piloto de la avioneta que se accidentó en el occidente de Bogotá, estaba siendo investigado por narcotráfico y concierto para delinquir.

En el siniestro de la avioneta, ocurrido el pasado domingo en el barrio Luján murieron 6 personas y una decena más resultaron heridas.

Tras una primer barrido luego de la plena identificación de las víctimas del siniestro los investigadores encontraron que la identidad del piloto correspondería al mismo nombre de un piloto que fue capturado en 2011 junto con otras 18 personas señaladas de presuntamente integrar una red dedicada al tráfico de droga desde Colombia hacia Estados Unidos y Europa.

Al parecer este piloto estaba libre a causa de vencimiento de término en el proceso donde se le sindicaba de ser presunto responsable de los delitos como concierto para delinquir con fines de narcotráfico y porte de estupefacientes.

La Fiscalía lleva a cabo las últimas verificaciones para proceder a solicitar la audiencia de preclusión del caso tras su fallecimiento.

El fiscal seccional de Bogotá que coordina el caso avanza en la práctica de otros actos urgentes de investigación como lo es la inspección judicial al lugar de los hechos, la toma de entrevistas y declaraciones de posibles testigos del siniestro.

En la investigación la Fiscalía trabaja en coordinación con la Aeronáutica Civil para establecer la trazabilidad de los últimos itinerarios de la avioneta de placas HK – 3917 G

Para este fin los investigadores avanzan en la recolección de los videos del lugar de los hechos y analiza los últimos vuelos que realizó la avioneta al igual que las zonas donde estuvo ubicada y las personas que la pilotaron y ocuparon.

Son varias las hipótesis preliminares que manejas las autoridades como posibles fallas del motor o desorientación del piloto, entre otras.

Asimismo la Fiscalía está a la espera de las pruebas forenses y técnicas practicadas por el Instituto de medicina legal a las víctimas del siniestro.

Medicina Legal descarta explosión de aeronave siniestrada en Bogotá

Gracias a las necropsias adelantadas por el Instituto de Medicina Legal en dos de los cuerpos del siniestro aéreo ocurrido en Bogotá, se logró descartar una explosión previa de la aeronave diferente a la ocurrida al momento del impacto contra el suelo.

El director de Medicina Legal, Carlos Valdés, reveló que los cuerpos presentan incineración y politraumatismos como consecuencia del trauma contundente sufrido por el "estrellamiento de la avioneta en la casa".

"Se descarta que sobre los cuerpos de los ocupantes hubiese cualquier otro patrón de lesión. Se han hecho los estudios antropológicos necesarios y se descarta que, por ejemplo, sobre los ocupantes de la avioneta existiese un patrón de explosión o cualquier otro patrón diferente al choque y al traumatismo por choque que presentan estos cuerpos", explicó Carlos Valdés, director del Instituto.

Medicina Legal recibió cinco cuerpos provenientes del accidente aéreo, hasta el momento ha logrado la plena identificación de dos de ellos, uno de los cuales tenía quemaduras en el 80% de la superficie y que corresponde a la señora Josana Corzo de García de 75 años, quien se encontraba en la casa al momento del siniestro.

También fue identificado un primer cuerpo de los cuatro ocupantes de la avioneta, correspondiente a Jenny Eugenia Barriga de 48 años.