Cargando contenido

Un proyecto aprobado en tercer debate dice que no podrá utilizarse “patrimonio público” para estos espectáculos.

Espectadores en la Plaza de Toros de la Santamaría
Espectadores en la Plaza de Toros de la Santamaría
Foto de Colprensa

La Comisión Primera del Senado de la República aprobó en tercer debate un proyecto de ley que crea toda una política pública para la protección de los animales en el país.

Durante la discusión de la iniciativa se aprobó un artículo nuevo que prohíbe el uso de los recursos y del patrimonio público para promover espectáculos violentos con estos seres.

Le puede interesar: Los nombramientos polémicos que tienen al Canciller en la mira del Congreso

El senador Gustavo Petro, promotor de esta proposición, explicó que en términos prácticos esto significa que escenarios como la plaza de La Santamaría en Bogotá, no podrían volver a ser prestados para las corridas de toros.

“En esa medida, el respeto al animal en general es básico y entre esas medidas que hay que tomar es el no divertirse con espectáculos de la muerte de animales, y por eso se propuso una prohibición en todo el territorio nacional, que fue aprobada por la Comisión Primera, para que ningún alcalde ni entidad pueda invertir recursos públicos ni patrimoniales para realizar espectáculos con animales”, señaló.

“En el caso de La Santamaría, siendo patrimonio público, si se aprueba como ley, no se podría prestar para espectáculos de muerte de animales”, añadió.

La senadora Esperanza Andrade, ponente del proyecto, explicó que las corridas de toros y otras actividades similares deberían ser prohibidas de forma definitiva.

Lea también: Argumento de congresistas para oponerse a cadena perpetua para violadores de niños

“Por ejemplo las corridas de toros, las riñas de gallos, las peleas de perros, que son espectáculos en donde hay maltrato animal y todo lo que sea maltrato a estos seres hay que prohibirlo, tenemos que adquirir esa cultura pública de proteger a nuestros animales”, indicó.

Esta iniciativa también crea una política pública de protección para los animales domésticos, especialmente los callejeros, ya que dota de herramientas a las administraciones territoriales para brindarles cuidado.  

Según algunos congresistas, esto podría ser un paso importante para que en el futuro se adopte en la legislación colombiana la prohibición de las corridas de toros.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido