Los concejales de Bogotá reaccionaron desde todas las bancadas al estudio según el cual en un año 140 personas fueron linchadas en la ciudad y otras 600 alcanzaron a ser rescatadas por la Policía. Varios de ellos, como la concejala en justicia Gloria Stella Díaz, del partido Mira, coincidieron en que el fenómeno parte de la impotencia y la falta de confianza en la justicia. Dijo al respecto que "primero la ciudadanía sigue sintiendo la percepción de seguridad y segundo que no ve en la justicia un camino para la resolución de los problemas delincuenciales". Por su parte, el Concejal Yefer Vega cuestionó: "Pero ¿qué lleva a un ciudadano a ello? Pues la desconfianza en la pronta reacción de las autoridades, la indignación que le genera el hecho de saber que en cuestión de horas su agresor va a estar libre de nuevo, es una conducta reprochable, la agresión, no debe ser justificada, bajo ninguna razón". "Hay que repensar el castigo para aquellos robos de menor cuantía, los ladrones conocen las normas más que los mismos juristas y saben que en horas salen a las calles de nuevo a hacer de las suyas", concluyó. El concejal Daniel Palacios, experto en seguridad del Centro Democrático advirtió que la problemática se agrava con el paso del tiempo. "Denota la impotencia que los ciudadanos está sintiendo al no tener una justicia que opere, sin embargo, hay que hacer un llamado a la calma y a entender que esen o es un método aceptable", expresó Palacios. Lucía Bastidas, del Partido Verde aseguró que rechaza los hechos y estableció que los casos se presentan debido a altos niveles de impunidad. "Por falta de seguridad, porque la gente no cree en la justicia, pero rechazo totalmente que los ciudadanos tomen justicia por sus propias manos". Marco Fidel Ramírez, de Opción Ciudadana consideró que es un problema complejo que requiere del concurso de toda la sociedad. Manuel Sarmiento, del Polo Democrático advirtió que detrás de los linchamientos hay una sociedad arcaica y también dijo que la propuesta de policía cívica podría agravar este problema "Medidas como la policía cívica y los ciudadanos pueden asumir que tienen autoridad para asumir la justicia por sus propias manos, el Distrito debe tomar medidas de fondo e integrales para que se evite el linchamiento", explicó Sarmiento. Germán García dijo que es un problema de tolerancia, un problema social que podría corregir la Secretaría de Seguridad. "Mediante la creación de la Secretaría de Seguridad hemos querido que se ajusten políticas claras y oportunas en materia de confiabilidad de las instituciones", señaló García. Los líderes políticos de la ciudad coincidieron en rechazar de forma contundente esta práctica.