Cargando contenido

El uniformado argumentó haber sido mordido por el animal.

Autoridades continúan investigando muerte de líder comunal en Vichada
Vuelve a ser motivo de discusión el Código de Policía.
Foto archivo

En la madrugada del pasado sábado en el barrio Bellevista, en el sur de Bogotá, varios testigos presenciaron a un uniformado de la Policía Metropolitana que disparó su arma de dotación en una de las cuadras de la zona ocasionándole una grave herida al animal en su rostro.  

De acuerdo al relato de los testigos, el uniformado patrullaba en su motocicleta por la zona cuando en ese momento decidió dispararle al animal. 

“Yo estaba acostado y sentí la moto de la Policía cuando escuché varios disparos. Me asomo a la ventana y en ese momento viene mi perro sangrando y herido dando vueltas y la patrulla va andando. En ningún momento le prestaron atención ni preguntaron de quién era”,  señaló 'Caliche', quien es reciclador y dueño del animal.

Y agregó: “Salieron mis hermanos, los vecinos y nos fuimos para el CAI a hacer el reclamo. Nadie me decía nada y me tocó rogarles para que me llevaran hasta una veterinaria. No me querían llevar ni los taxis que porque el perrito botaba mucha sangre”. 

Lea más: Más de dos mil líderes sociales inician en Bogotá el Refugio Humanitario por la Vida

Sin embargo, según la Policía Metropolitana de Bogotá, el animal mordió al uniformado por lo que tuvo que defenderse. La supuesta herida le habría causado dos días de incapacidad.

“Los uniformados estaba haciendo labores propias del servicio cuando pasando por un sector un perro sin bozal y sin los elementos de seguridad, se abalanzó contra los policías, mordió a uno de los uniformados y no lo soltaba, situación que lo obligó a golpearlo”, dijo el Mayor Andrés Salazar, subcomandante de Kennnedy. 

Aun así, de cuerdo al oficial, el animal no paró su agresión por lo que en ese momento el patrullero disparó su arma de fuego.

Le puede interesar: Dispensador de condones, ¿rumbo a ser instalado en iglesia de Bogotá?

“La intención no era matarlo sino lograr que soltara al policía (...) trataron de recoger al perro pero éste por el dolor salió corriendo”, explicó.

El animal se encuentra fuera de peligro. Sin embargo, ‘caliche’ -su dueño- insiste en que los policías ya conocían al perro desde hace varios meses y que éste nunca presentó comportamientos violentos, en contra de los uniformados o de la comunidad.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido