Decenas de policías deben cuidar a los detenidos en las calles. El Comandante encargado de la Policía de Bogotá, coronel Aurelio Ordóñez, hizo un llamado a entidades judiciales a que se normalice cuanto antes la situación de cerca de 100 detenidos en diferentes URI como la de Engativá y Kennedy, debido a que sus hombres deben permanecer vigilando a los detenidos. Dijo que se mantienen en el deber de salvaguardar la seguridad en la ciudad, aún con el desgaste que representa para los uniformados esa situación. "Dentro de los mismos protocolos que están establecido en las leyes colombianas, la Policía Nacional debe hacer la custodia de esos ciudadanos o delincuentes que han caído en esta desgracia y deben ser presentados en la Fiscalía", dijo. Advirtió que "no son las condiciones adecuadas para tenerlos, esperamos una solución pronta por parte de las distintas autoridades a las que les compete esta actividad". El Distrito adelanta hace varios meses una mesa de trabajo con los actores involucrados en el problema de hacinamiento, sin que se haya logrado una solución de fondo.