Luego de las recientes fugas de presos en las Unidades de Reacción Inmediata, (Uris) de Bogotá, la Policía Nacional explicó las causas de la difícil situación de hacinamiento en estos centros de paso de reclusos. Según la Institución, en Puente Aranda hay 170 judicializados y 29 transitorios y esta Unidad es para 80 presos lo que evidencia la magnitud del problema. Entre los rehos de esta Unidad está un honbre de 90 años con problemas de columna e incontinencia. Otro de los puntos es Kennedy, en donde la capacidad es para 40 detenidos y hay 59; cuatro ya con medida en centro carcelario, pero el Inpec no los ha trasladado. De otro lado,  en Molinos, al sur de Bogotá   hay 49 detenidos y la capacidad es para 30. "Hacemos un llamado al Inpec y al Ministerio de Justicia para que se apersonen de este problema de hacinamiento que conlleva a dificultades", dijo el veedor nacional de la Policía Nacional, Armando Vergara.