Cargando contenido

Estas son las alternativas para frenar esta práctica en la capital de la república.

CORRIDAS DE TOROS
Colprensa

Este miércoles se dio a conocer la cancelación de la temporada taurina en la plaza La Macarena, en la ciudad de Medellín, una decisión que fue bien recibida por los colectivos animalistas que durante meses intentaron frenar las corridas de toros.

La cancelación de estas celebraciones ha sido pedida en diferentes escenarios del país, en especial en la plaza de toros La Sanatamaría, en Bogotá, donde en los próximos días se llevarán a cabo las tradicionales y polémicas corridas.

Lea también: No habrá temporada taurina en Medellín, advierte Federico Gutiérrez

Ante esto, muchos se preguntan por qué en la capital de la república no se ha podido suspender la temporada taurina, a pesar de años de discusión sobre el tema.

La razón radica principalmente en que La Macarena, en Medellín, es un escenario cuyo accionista mayoritario es un privado, mientras que la Santamaría, en Bogotá, pertenece al Distrito.

Lea también: Animalistas y aficionados reaccionan a la cancelación de la temporada taurina en Medellín

Así lo recordó recientemente el alcalde Enrique Peñalosa: "En Medellín el dueño mayoritario de la plaza La Macarena decidió no alquilarla para corridas de toros. Desafortunadamente en Bogotá una orden de la Corte Constitucional nos obliga a alquilar La Santamaría para estos espectáculos que rechaza la mayoría de los ciudadanos".

La temporada de toros en Bogotá irá desde enero hasta el mes de marzo, en los cuales se realizarán diferentes espectáculos taurinos en La Santamaría. Y fue el mismo Distrito el encargado de realizar la licitación para la empresa encargada del espectáculo, a pesar de que la administración se ha mostrado en contra de esta práctica.

Sin embargo, el Distrito debe cumplir un fallo de la Corte Constitucional que obliga a las autoridades locales a ofrecer todas las garantías para que este tipo de eventos se realice.

La administración de Peñalosa se ve obligada a permitir las corridas desde hace dos años, cuando La Santamaría volvió a servir de escenario para tal fin luego de que en 2012 la alcaldía de Gustavo Petro lo prohibiera.

A mediados de 2017 pasado las corridas volvieron a ser suspendidas por orden de la Corte, que pidió al Congreso que en un plazo máximo de dos años creara una regulación a los espectáculos con animales. Sin embargo, el Alto Tribunal anuló dicha sentencia y manifestó que esta práctica debe ser protegida en lugares donde es considerada una tradición cultural.

De esta forma, la Corte se estableció que alrededor de La Santamaría se construyó una cultura taurina, por lo que la Alcaldía, a pesar de ser dueña del escenario, no puede impedir las corridas y al contrario, deberá garantizar que estas se lleven a cabo.

Así las cosas, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) fue la entidad encargada de garantizar las corridas de 2019. En total serán cinco corridas entre enero y marzo, más una novillada. Adicional a esto, se estudia la posibilidad de realizar otras dos novilldas que harían parte del próximo Festival de Verano, en el mes de agosto.

Mientras tanto, la única salida que por ahora adelantan los grupos animalistas para frenar estas actividades es un proyecto de ley radicado en el Congreso de la República para prohibir espectáculos violentos contra los animales. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido