Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Buses de Transmilenio
Buses de Transmilenio
Foto: RCN Radio-Inaldo Pérez

La Procuraduría General de la Nación había hecho varios llamados a las autoridades de Bogotá y Transmilenio, para desistir de la adquisición de la flota de buses diesel que están prohibidos en España por no cumplir con los estándares vigentes para proteger el medio ambiente.

A través de una carta enviada a la gerente general de Transmilenio, María Consuelo Araujo, en julio del año pasado, la Procuraduría había cuestionado la adquisición de la nueva flotilla de buses europeos producidos por las fábricas Scania, Volvo y Mercedes Benz.

Le puede interesarProcuraduría criticó adquisición de nueva flota de buses de TransMilenio

Según los estudios que adelantó en su momento esa entidad, dicha flotilla de buses no cumplirían con los estándares internacionales para la baja emisión de gases, "que generen el menor impacto ambiental a través del uso de últimas tecnologías".

Según la Procuraduría, dichos vehículos que hoy integran la nueva flota de buses de Transmilenio tienen niveles de emisión de gases basados en estándares viejos, es decir Euro V 2007 y no de la nueva norma Euro VI 2009.

En abril, la Procuraduría le pidió al alcalde Enrique Peñalosa que exigiera la incorporación de buses con tecnologías limpias en el proceso de renovación de los 1.400 buses de Transmilenio que iban a reemplazar los articulados que habían excedido su vida útil.

Le puede interesarCuestionan a Transmilenio por intentar adquirir buses prohibidos en Europa

En ese momento la Procuraduría le pidió a Peñalosa dar cumplimiento a las normas y tratados internacionales que obligan a proteger el medio ambiente y a velar por el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos.

En noviembre de 2018 la Procuraduría lanzó nuevas alertas, pues aunque la nueva flotilla de buses cumplía con normas nacionales sobre niveles de emisión de gases, esa entidad aseguró que la empresa Transmilenio pudo haber adelantado una licitación más amigable en materia ambiental que se acercará a cero emisiones de los articulados y biarticulados que ingresarían al sistema.

En ese momento se advirtió que la empresa no adelantó un estudio detallado que permitiera comparar la eficiencia de los motores diésel y eléctrico, "para establecer si estos últimos podrían cubrir las exigencias de transporte de la ciudad y así garantizar que el sistema no siguiera afectando la calidad del aire".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.