Cargando contenido

La inundación en el mercado de prendas de vestir provenientes de China, preocupa a los empresarios de la industria textil.

San Victorino
COLPRENSA

Pese a que los comerciantes de San Victorino, en el centro de Bogotá,  aseguran que han hecho lo posible para sobrevivir a la inundación de prendas de vestir provenientes de China a precios irrisorios, alertaron que este año las ganancias de los empresarios del sector se han reducido en un 40%

El gerente del tradicional centro comercial Gran San, Yansen Estupiñan, manifestó su preocupación y señaló que anteriormente vendían 15 mil docenas de prendas y ahora tan solo llegan a las seis mil.

"Hemos tratado de mantener la mano de obra pero se han reducido significativamente las ganancias para los propietarios, es decir, si antes se vendían entre diez mil y 15 mil docenas, actualmente se está llegando a las seis mil", aseguró.

Según Estupiñan, como plan de choque se ha optado por tener empleados de vitrina y por prestación de servicios y agregó que "de cierta forma se esta tratando de mantener la mano de obra de las familias que dentro de la informalidad que manejan, respaldan el empleo que se genera en la industria textil".

Igualmente señaló que ante el flagelo de la invasión de productos textiles provenientes de países asiáticos, muchos comerciantes han optado por vender cantidad y no calidad poniendo en riesgo a la industria nacional.

"Esta semana estuve en un local que abrieron en un importante centro comercial de Bogotá y la política dice que no les interesa vender calidad sino cantidad, sacrificando la buena mano de obra por precio", dijo.

El empresario explicó que una prensa confeccionada en un taller satélite al sur de Bogotá cuesta cerca de $17.000 y se vende en $20.000, mientras que la versión china de esta  misma prenda se comercializa en $8.000.

En este sentido, el representante de los comerciantes del sector urgió al Gobierno un plan de choque para salvar a la industria nacional, frenando las importaciones chinas y el contrabando técnico.

Igualmente piden crear un monotributo para el sector textil con el fin de formalizar a los empleados del sector y así volverlo más robusto. "Estamos buscando formalizar más el sector por medio del monotributo para tener menos carga tributaria que se verá reflejada al consumidor final", precisó.

Cifras de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), detallan que en San Victorino se generan más de 232 mil empleos en 2.500 establecimientos y que ese lugar es el más transitado del centro de la capital.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido