Ante la polémica entre la necesidad del desarrollo de la ciudad y el cuidado de zonas protegidas como la reserva Thomas Van Der Hammen, un posible punto medio a la situación se propone en el Concejo de la ciudad.

El concejal Antonio Sanguino presentará un proyecto de acuerdo para que se cambie el trazado de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) y que evite las zonas de reserva.

"De tal suerte que se protejan los humedales de Capellanía, de la Conejera y de Juan Amarillo y que tampoco se afecte la reserva, reconociendo que la ALO llegue hasta la Calle 13, baje hasta Mosquera y hasta la intersección Funza - Mosquera y conecte con la autopista Norte sin afectar los ecosistemas", manifestó.

Dijo el Concejal que además la realidad de la ciudad exige el cambio en el trazado, ya que el recorrido que se piensa implementar fue pensado a finales del siglo pasado, cuando se proyectaba que la ALO fuera una vía perimetral.

Para Sanguino, el nuevo trazado puede afectar de manera positiva el tráfico de transporte de carga que hoy tiene como paso obligado a Bogotá para pasar del sur al norte del país.