Cargando contenido

Imagen referencial // Foto: Ingimage



Desde hace varios meses, las autoridades de Bogotá vienen investigando una nueva práctica sexual entre jóvenes conocida como 'Quince minutos'.

Se trata de la conformación de un grupo de mujeres y hombres menores de edad que se reúnen en bares o cualquier lugar clandestino para tener relaciones sexuales sin ningún tipo de protección, bajo los efectos del alcohol y en muchas ocasiones de sustancias estupefacientes.

Camilo Rincón, de 19 años, relató que en varias oportunidades realizó esa actividad, hasta que le diagnosticaron dos enfermedades de transmisión sexual.

"A mi me gustó, pues por probar además con varias de mis amigas... primero íbamos a una casa y nos quitábamos los pantalones los hombres y las mujeres y empezábamos a bailar", señaló.

Agregó que "Ya luego cuando estábamos prendidos pues empezábamos con la penetración y al minuto alguno o alguna gritaba cambio y entonces buscábamos otra pareja hasta que alguno eyaculara".

Este joven dijo que luego de haber hecho parte de esta práctica, tuvo que someterse a largos tratamientos médicos tras haberse contagiado de una enfermedad venérea.

"Empecé a tener problemas de salud y me diagnosticaron una infección bacteriana por el contacto sexual sin protección. Duré casi un año en tratamiento para poderme curar", aseguró.

Por su parte el reconocido ginecólogo y sexólogo Juan Pinzón explicó acerca de las consecuencias de esta nueva moda en las que se sostiene relaciones por un minuto con una pareja diferente.

"Estas prácticas sexuales vienen acompañadas de la curiosidad y la necesidad o el deseo de descubrir nuevas experiencias y copiar estas situaciones que son más comunes en otros países del mundo", dijo.

Indicó que "Esto lo único que lleva a incrementar la ocurrencia de casos de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, ya que se pone en riesgo la conciencia de los jóvenes que en su mayoría, hacen parte de estas "modas", influenciados por el alcohol y las drogas".

Aseguró que lo más preocupante es que esta práctica es cada vez más frecuente y que junto con ella, también el incremento de las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

"Enfermedades como la gonorrea, sifilis, clamidia y el herpes genital que son más comunes entre la población adolescente, pueden agravarse e incluso llevar a la persona hasta la muerte si no se trata de una forma adecuada", precisó.

Pese a que en los últimos años, los registros de las enfermedades de transmisión sexual en la población joven se mantienen de manera estable, si ha registrado un leve aumento al parecer como consecuencia de esa práctica que provienen de Estados Unidos, Europa y otros países de América Latina.