Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Relleno Doña Juana
Las decisiones sobre el relleno Doña Juana ya no son competencia de la CAR
Colprensa

Tras el deslizamiento registrado la noche del martes en el relleno Doña Juana, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios inició un nuevo proceso de monitoreo especial a la operación del Centro de Gerenciamiento de Residuos (CGR), concesionario a cargo de la disposición de residuos sólidos en la capital del país.    

El operador, según evidenció el organismo de control, está dando manejo a la emergencia para reacomodar los residuos y controlar olores, insectos, roedores y otros vectores que afectan a la comunidad.  

En contexto: Las razones por las que se habría ocasionado deslizamiento en Doña Juana

La superintendente, Natasha Avendaño señaló que, "estamos trabajando articuladamente con la Alcaldía de Bogotá, la Autoridad de Licencias Ambientales (ANLA), la Secretaria Distrital de Ambiente y la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), con el fin de monitorear la zona afectada, definir solución a los problemas estructurales del relleno sanitario y proteger la integridad de los vecinos del sector. 

Este es el drama que viven los vecinos de "Doña Juana"

La alta funcionaria también informó que la entidad ha ejercido acciones de vigilancia, inspección y control permanente sobre el operador, y hasta la fecha se han impuesto sanciones por más de 1.130 millones de pesos

Actualmente la Superintendencia adelanta cuatro investigaciones frente a la operación del Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana (CGR) por presuntas irregularidades en el manejo del relleno sanitario y los planes de emergencia y contingencia.

Lea además: Deslizamiento en Doña Juana evidencia irregularidades del concesionario: UAESP

El más reciente proceso de investigación se encuentra en etapa de descargos, luego de que la entidad declarara en mayo de 2019 la terminación unilateral del Acuerdo de Gestión, suscrito con el operador en mayo de 2018, por incumplimientos reiterados en las metas pactadas. 

“En ese acuerdo el operador de Doña Juana se comprometía a solucionar fallas relacionadas con el manejo de lixiviados, cubrimiento de residuos, ausencia de zonas de contingencia y disposición en zonas no autorizadas por la autoridad ambiental”, explicó Avendaño. 

Las otras tres investigaciones en curso se relacionan con: fallas en el servicio,  omisión de cobertura diaria, falta de adecuado tratamiento de lixiviados, incumplimiento de parámetros de calidad de vertimiento, incumplimiento a control de vectores y disposición final en zona de residuos de construcción. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.