La trata de personas es el tercer delito más lucrativo después de la venta de armas y narcotráfico. Yolanda Villavicencio, coordinadora del programa Contra la Trata de Personas de la Secretaría de Gobierno, aseguró que en 2014 el equipo distrital atendió 12 casos en Bogotá, y que en lo corrido de 2015 se ha dado respuesta a 25 casos. Sin embargo, para la funcionaria los índices de denuncia siguen siendo bajos. "Estas mafias los engañan ofreciéndoles trabajos muy lucrativos por ser modelos o por ir a trabajar al exterior y los ilusionan, unas propuestas que los jóvenes no valoran porque no tienen los elementos  para determinar el peligro que esto puede tener", explicó Villavicencio. El Distrito hace un acompañamiento especial a colegios de localidades en riesgo de este delito como Fontibón, Kennedy, Bosa, Rafael Uribe, Usaquén, Usme, Suba, Puente Aranda, Engativá, Antonio Nariño y Chapinero. El plan de trabajo de georeferenciación ha establecido 400 puntos críticos en Bogotá en donde se cometen este tipo de delito. Según el Distrito, las modalidades más conocidas de este delito internacional son la explotación sexual, la mendicidad ajena, los trabajos y servicios forzados, el matrimonio servil y el tráfico de órganos.