Se produjo en uno de los sitios con mayor vigilancia en la ciudad.

Estatua de Simón Bolívar
La estatua de Simón Bolívar fue instalada el 20 de julio de 1846 en la entonces llamada Plaza Mayor de Bogotá.
RCN Radio

Indignación y consternación generó en los bogotanos el robo de una parte del sable de la estatua de Simón Bolívar, ubicada en la Plaza Simón Bolívar, del centro de la ciudad. 

Las autoridades investigan los vídeos de seguridad de la zona e indagan con personas en inmediaciones del parque para dar con los responsables del hurto.  

Según las autoridades, los delincuentes solamente pudieron robar una parte de la espada porque el resto de la misma está fundido con el resto de la estatua.

La mayor consternación en los habitantes es que el robo se produjo en uno de los sitios que cuenta con mayor vigilancia en la ciudad.

"Independientemente de lo que signifique para cada uno Simón Bolívar, es un hecho atroz, porque es parte de nuestra historia, es un robo al patrimonio", expresó una ciudadana.

Otro visitante a la antigua Plaza Mayor expresó que "es curioso que en épocas de elecciones ocurra esto, falta ahora que alguien la utilice con fines electorales".

Este reciente robo llamó la atención de decenas de ciudadanos que llegaron hasta el lugar para observar cómo se ve la estatua ahora.

Por su parte personal de  la Sijín de la Policía Metropolitana de Bogotá inició la recolección de vídeos de las cámaras de seguridad que se encuentran alrededor de  la Plaza para tratar de identificar a la persona responsable del robo. 

Las autoridades señalaron que, al parecer, el hurto se registró en la noche del jueves, pero sólo hasta este viernes se denunció el robo por parte de un transeúnte.

La Oficina de Patrimonio Distrital reveló que la Administración Distrital ya comenzó los trámites para recuperar en el menor tiempo posible la espada.

La estatua de Simón Bolívar fue  instalada el 20 de julio de 1846 en la entonces llamada Plaza Mayor de Bogotá, que luego se llamó Plaza Bolívar.
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido