El español Román triunfo en la primera corrida de Bogotá - Foto Inaldo Pérez

Por José Luis García A.

En tarde tranquila y apacible, gracias al clima y a las medidas de seguridad de las autoridades, el diestro español Román Collado cortó la única oreja y se erigió como el triunfador de la primera corrida de abono de la temporada taurina 2018 en la Plaza de la Santamaría de Bogotá.

Román, quien también triunfó en la pasada Feria de Manizales, obtuvo el exclusivo trofeo en el último de la tarde, un negro zaíno bravo de 451 kilos de la divisa de Mondoñedo que dio pelea en el caballo y que se empleó en la muleta hasta que se rajó.

El español confirmó alternativa en su primero, al que mató de un certero estoconazo hasta la empuñadura que lo hizo rodar sin puntilla y al que le pudo cortar también una oreja, pedida por el público y negada por el palco presidencial, con lo que lo privó de la salida a hombros. Vuelta al ruedo del diestro valenciano.

Su paisano español, el sevillano de Gerena Manuel Escribano, también confirmó alternativa en el primero de la tarde capitalina, ceremonia en la que tuvo como padrino al torero colombiano Ramsés, cabeza de cartel. Escribano se mostró valiente y muy dispuesto ante un toro serio, tardo, con una embestida rocosa, que miraba más al torero que al engaño y que se recostaba por ambos pitones. Palmas tras estocada completa.

La mayor ovación de la tarde la recibió en su segundo el diestro andaluz, luego de poner un espectacular y arriesgado par al quiebro, pegado a tablas. Una estocada defectuosa lo privó de un trofeo que se había ganado a ley por una faena construida en la propia cuna de los pitones.

Ramsés, triunfador en varias ocasiones de la temporada bogotana y otras ferias colombianas, pechó con los mondoñedos menos potables de la tarde. El primero, un toro tardo, pegado al piso, de corto recorrido y que se rajó al final. Literalmente le arrancó muletazos de mucho mérito y ejecutó una tanda de naturales muy ligados y toreros. Palmas tras estocada hasta la bola.

A su segundo, con las zapatillas sembradas en la arena se lo pasó muy cerca de los alamares en una lidia cuyo desarrollo tuvo por escenario el centro del redondel. Selló la faena con una serie de ceñidas manoletinas a un toro que fue pitado en el arrastre.

Ficha del festejo:

Ramsés, palmas y palmas

Manuel Escribano, palmas (confirmación) y saludo desde el tercio

Román, vuela al ruedo con petición de oreja (confirmación) y una oreja

Toros de Mondoñedo, serios, complicados y bien presentados. Les faltó alegría y movilidad.

Variable tarde con momentos de sol, de nubes y una esporádica amenaza de lluvia. Un cuarto de plaza.

Próxima corrida:

Toros de Juan Bernardo Caicedo para Enrique Ponce, Andrés Roca Rey y Juan de Castilla