Cargando contenido

Un grupo de habitantes de la localidad más grande de Bogotá ha logrado evitar el ingreso de la pandemia.

Puesto de control comunitario contra el Covid en Sumapaz
Puesto de control comunitario contra el Covid en Sumapaz
Cortesía

Esta es la historia de los nuevos vigías de Sumapaz, quienes custodian a la población del páramo y han evitado que la COVID, que ha afectado a decenas de miles de otros bogotanos, ingrese a esa zona de la capital del país.

Yudi Villalba, abogada, es una de ellas. Como todos los demás lo hace gratuitamente. “Desde el 24 de marzo unos compañeros y compañeras de la Vereda Santo Domingo decidieron parar los vehículos que ingresaban a la localidad”, recordó.

Más noticiasAsociación de Salud Pública pide prudencia en reapertura de municipios

Su fuerza de voluntad proviene de su propia vulnerabilidad. Si alguien del páramo enferma gravemente por COVID-19 debe viajar por horas para acceder a una Unidad de Cuidado Intensivo.

Yudi aseguró que “aún siendo la localidad con cero casos, no deja de ser la más vulnerable si se presentara algún caso de COVID-19 debido a que el desplazamiento a la Bogotá urbana nos implica cuatro o cinco horas”.

Audio

[AUDIO] Escuche la historia de los vigías de Sumapaz

0:27 5:25

Al ver que el nuevo virus se acercaba se abrió otros puestos de los cuales hoy perduran dos, el de entrada desde la Bogotá urbana y el que los protege del ingreso desde otros municipios con los que tienen frontera.

Le puede interesarMás de 100 días sin museos: la cultura confinada

Una labor realmente dura. Este domingo en la madrugada la temperatura alcanzó a llegar a -1 grados centígrados, frío que se combate con agua de panela y ruanas. Yurani Castellanos estuvo de turno.

“Las noches se pasan con la luz de la vela. Las comunidades brindan desde sus veredas diferentes elementos para la manuntención del puesto como elementos económicos y víveres. Estamos ubicados en una bodega de bloques pero el frío es bastante fuerte”, dijo.

Hoy hace una gran labor el puesto de control implementado en su localidad hermana, Usme, clave como un primer filtro de contención.

En profundidad: Coltán, el material apetecido en el mundo que financia guerrillas en Colombia

La comunidad organiza el turno coordina el tinto, las arepas y todo lo necesario para las largas horas de turno.

Se dirá entonces que a Sumapaz le quedó fácil porque está de alguna manera, aislada de la ciudad siendo parte de la misma, pero el covid ha llegado a municipios tan lejanos como Pana Pana, en el Guainía, Isnos en el Huila o Yavarate en el Vaupés.

Hay que recordar que muchos habitantes de municipios lejanos se contagiaron luego de llegar a las centrales de abastecimiento de las grandes ciudades, eso no pasó en Sumapaz, según don Alfredo Díaz.

Los comerciantes de Sumapaz han evitado el ingreso a las plazas o al mismo Corabastos. Los que obligadamente tienen que ingresar a esa plaza extremaron las medidas y nosotros extremamos el desplazamiento”, explicó el campesino.

Don Alfredo tiene diabetes, por eso no está dentro de los vigías, pero colabora con todo lo que tiene a mano para mantener la custodia de la gente del páramo.

De interés: Desnutrición infantil, una pandemia curable que se volvió crónica en Colombia

El punto más importante es el Control Salvador Allende, del cual solo ha quedado el apellido porque viene muy a lugar con lo que han logrado.

“ Y se reivindica hoy con el significado de salvador, porque nos está salvando del contagio”, concretó don Alfredo.

Por su parte el alcalde Local, Germán Medellín, aseguró que desde hoy los controles serán más estrictos teniendo en cuenta que su localidad vecina, Usme, entrará en cuarentena estricta.

[VIDEO] "No vamos a permitir ingreso de personal extraño a la localidad": Alcalde

Le preguntamos a Elsy Pineda, quien pertenece al grupo de jóvenes Corposumavida, ¿cómo lograron cero casos de COVID los habitantes de Sumapaz? y nos responde que fue gracias a la gente de la localidad bogotana, campesina, disciplinada y solidaria.  

Cómo lo ha hecho Sumapaz, desde ese sentir, desde ese sentir: desde cuidar su territorio, cuidar su población, desde el no recibir nada a cambio y trabajar en colectivo”, reafirmó.

En Ecología: Llegó a Colombia una de las más grandes plagas contra las abejas

Hoy son 14 comunidades que se rotan haciendo el control en turnos y se financian con aportes de las organizaciones sociales y comunitarias.

En términos poblacionales, Sumapaz es minoritaria ante las demás localidades, pero en territorio abarca más de la mitad de todo Bogotá. Lo cierto es que pocas son las capitales del mundo que pueden preciarse de tener más del 50% de su territorio sin COVID-19.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido