Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

dezabala
SITP
Colprensa

El conductor del bus del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) provisional Kenny Mayorga Rincón, fue suspendido por la empresa donde trabaja luego de ser denunciado por agredir a dos mujeres en un supuesto caso de discriminación de género.

Carlos Medina, Jefe Gestión Humana de Buses Blancos S.A, explicó que la compañía inició un proceso interno en contra de Mayorga Rincón al conocer los hechos que rodearon el caso que se registró en el sector de Suba.

“Tomamos la decisión de suspenderlo de manera indefinida mientras avanzan las investigaciones por parte de la Fiscalía General de la Nación. Sabemos que se radicó una denuncia y estamos esperando el resultado para definir si terminamos su contrato”, puntualizó Medina.

Señaló Medina que en la empresa no van a tolerar una conducta violenta por parte de los conductores que están inscritos en esa compañía, ya que manifestó que los usuarios son la prioridad en la prestación del servicio.

La denuncia

Dos mujeres denunciaron que fueron golpeadas con puños y patadas por un conductor de un bus del Sistema Integrado de Transporte (SITP) provisional, por supuestamente no aceptar varios dulces que él les quería entregar, al parecer por un caso de discriminación de género.

Los hechos se registraron en el vehículo de ruta 582 Ciudadela Recreo, mientras cumplía un trayecto hacia la localidad de Bosa, puntualmente en la calle 68 con carrera 80, barrio Santa Helenita.

De acuerdo con las investigaciones, las jóvenes iban en el bus en la parte de adelante y, según la denuncia, el conductor identificado como Kenny Mayorga, de aproximadamente 40 años de edad y su acompañante, empezaron a agredirlas verbalmente con palabras obscenas.

En diálogo con RCN Radio, Yuriam Melo, joven de 18 años, relató que cuando la situación se complicó se fueron a la parte posterior para bajarse del vehículo y cuando hicieron uso del timbre en varias ocasiones, los hombres se rehusaron a abrir la puerta y detener el bus.

Indicó que una vez lograron salir del automotor, fueron alcanzadas por el conductor quien les propinó varios golpes en la cara y patadas en el cuerpo.

“Cuando abrieron la puerta recuerdo que el ayudante le dijo al conductor ‘ya se van a bajar’. El conductor se bajó y dio la vuelta por detrás del bus y ahí fue cuando nos sorprendió con los golpes; a mí me pegó puños y a mi amiga tres puños y una patada”, relató Melo.

Natalia Zamora, la otra víctima, atribuyó que los golpes del conductor fueron a causa de una conducta homofóbica, por negarse a recibir unos dulces que los dos hombres les ofrecieron.

“Cuando le dije al conductor que no me gustaba de los hombres, se puso violento y nos agredió”, puntualizó Zamora.

Las jóvenes agredidas radicaron una denuncia formal en contra del conductor del bus del Sistema Integrado de Transporte Publicó en la URI de La Granja y pidieron a la justicia que este caso no quede en la impunidad.

Por último, se estableció que Medicina Legal otorgó a las jóvenes agredidas una incapacidad de 10 días, debido a la gravedad de las lesiones.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.