Cargando contenido

Las autoridades ambientales de Bogotá monitorean esa situación.

Los modelos meteorológicos muestran la presencia de la nube en la región
Los modelos meteorológicos muestran la presencia de la nube en la región
Cortesía

La Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá reportó este jueves un aumento en la concentración de material particulado en la atmósfera, debido a la tormenta de polvo proveniente del Desierto del Sahara.

Ante esa situación que de acuerdo con el Ideam podría afectar unas nueve regiones del país, el Distrito dijo que se espera que esa tendencia se mantenga hasta el fin de semana.

Sin embargo, las autoridades ambientales de la ciudad precisaron que  “este es un fenómeno normal que se presenta cada año y que la Secretaría de Ambiente monitorea a través de información satelital, las estaciones de Monitoreo de Calidad del Aire y los pronósticos globales de la Nasa, para vigilar su paso por la ciudad. Las acciones de vigilancia se mantienen sobre los factores externos que inciden en la calidad del aire”.

Lea tambiénPolvo del Sahara podría afectar la calidad del aire de nueve regiones colombianas

Los expertos dicen que esa gran nube de polvo se está dirigiendo principalmente a la región del centro y el norte de América, pero podría incidir negativamente en algunas zonas de Colombia.

“El aislamiento obligatorio, las restricciones que hay en la ciudad y el uso del tapabocas son medidas ya adoptadas por la ciudadanía que permiten prevenir cualquier afectación. Si es necesario adoptar nuevas medidas, serán informadas en su momento por parte de la autoridad ambiental”, indicó el Distrito.

Las autoridades ambientales de la ciudad señalaron que “es de resaltar que los valores de concentración pueden variar, según se ejecuten nuevos pronósticos y análisis diarios”. 

Le puede interesar: J Balvin, blanco de críticas por burlarse de Shakira en una entrevista

De acuerdo con el Ideam, la nube se desplaza de oriente a occidente y avanza acompañada de nubosidad, vientos, tormentas eléctricas, por lo que las recomendaciones básicas para disminuir los efectos de las partículas son no exponerse al aire libre y que en caso de hacerlo, se use todo el tiempo el tapabocas y se mantenga una hidratación adecuada.

Esta es la segunda ocasión en menos de tres meses que re registra este fenómeno, ya que en mayo una nube de polvo con características similares generó inestabilidad en la atmósfera de la ciudad.

Fuente

Sistema integrado de información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido