Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Daniela Idarrága, estudiante bogotana, logró patente para descontaminar aguas residuales
Cortesía Universidad América

Descontaminar el río Bogotá ha sido uno de los más grandes retos de la ciudad capital durante las últimas décadas, algo que podría hacerse realidad gracias a una patente que logró Laura Daniela Idárraga, estudiante de Ingeniería Química de la Universidad de América, quien inventó un proceso para el tratamiento de aguas residuales, que además cuenta con el reconocimiento del Gobierno Nacional.

Le puede interesar: Claudia López le dice NO a las propuestas de concejales de postergar el POT

Este proceso consiste en cinco módulos, que funcionan de la siguiente manera: el primero es en donde ingresa el agua a tratar; en el segundo se realiza una electrólisis y electrodiálisis con membranas selectivas, que funcionan como desinfectante del dióxido de cloro; el tercero es para sedimentación; el cuarto son filtros con membranas, y, por último, la oxigenación, de la cual se obtiene agua tratada.

De acuerdo con la inventora, la idea “nació e inició desde el colegio, con la situación crítica del río Bogotá; luego llegué a la universidad, empecé a aplicar lo aprendido en el prototipo y lo presenté como un proyecto para 4 semestre. Allí me dicen que es un proyecto innovador y decido presentarlo como patente”.

Así mismo, señaló que durante su proceso de formación en la Universidad de América recibió todo el apoyo de los docentes, quienes le brindaron sus conocimientos frente a las dudas naturales que surgían sobre el mismo. “Todos mis profesores estuvieron disponibles para solucionar las dudas con respecto a temas relacionados con el prototipo”, agregó la investigadora.

Ahora, que cuenta con el reconocimiento, Laura sueña con que su patente llegue a las poblaciones en donde no hay acceso a agua potable, para contribuir de manera positiva a solucionar una problemática que afecta a tantas personas en Colombia y en el mundo entero.

Le puede interesar: La historia detrás de los curiosos nombres de las calles de La Candelaria

Por último, destacó que sus padres fueron quienes financiaron todo el proyecto, desde el diseño del prototipo hasta el pago para tramitar la patente.
 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.