Tras las sanciones preventivas impuestas por la Secretaría de Ambiente de Bogotá a las Universidades Central y Javeriana, las instituciones aseguraron que están trabajando en las soluciones para los requerimientos hechos frente al cuidado del medio ambiente, pero insistieron en que no es cierto que las obras estén frenadas. Por un lado, Javier Forero, director de Recursos Físicos de la Universidad Javeriana, aseguró que desde la semana anterior se hicieron varias visitas en dónde los técnicos de la Secretaría de Ambiente consideraron que había problemas con un muro de contención, pero que las determinaciones no incluían el cierre de las obras de la Carrera Séptima como se sugirió en algún momento. "El viernes pasado la Secretaría Distrital de Ambiente nos visitó y, específicamente, no estamos hablando de las obras de la Javeriana, sino de un muro de contención que estamos haciendo nosotros sobre el canal Sucre, para poder ampliar los andenes que están sobre la Circunvalar y que denominamos nosotros como Alameda", dijo Forero. De acuerdo con la directiva de la Javeriana, dicho muro es un requerimiento del plan de regularización y manejo que están haciendo con la Secretaría Distrital de Planeación, "entonces realmente no son las obras sino un muro de contención que está al lado del cauce de este canal combinado que es de aguas lluvias y negras que viene del barrio El Paraíso y del barrio Cataluña, entonces es eso lo que nos conmina a mirar el tema de todos los residuos y a mirar el tema de árboles". Sobre el paso a seguir, la Universidad Javeriana está preparando toda la información con la que esperan solucionar los interrogantes cuanto antes. "De tal manera que al final de esta semana podamos tener la cita con la Secretaría y presentarle las acciones y todos los análisis que la universidad ha presentado al respecto", indicó. Por otro lado, el arquitecto Mauricio Prada, director de Arquitectura de la Universidad Central, afirmó que los vertimientos con sedimentos por los cuales la Secretaría de Ambiente efectuó los reparos en su construcción, fueron producto de un hecho climático y fortuito. "La Universidad Central quiere aclarar que la obra, el proyecto Primeros Edificios sede centro, no está sellada, lo que está sellado es un vertimiento al exterior, eso significa un desagüe de aguas servidas al colector principal o a la red de alcantarillado público", indicó. El arquitecto es claro en decir que los aguaceros de la semana pasada, provocaron la emergencia: "lo que vamos a hacer nosotros es acatar todas las medidas y todos los cierres para poder levantar el sello de este vertimiento". En este sentido, Mauricio Prada indicó que el compromiso de la Universidad Central se compromete a garantizar que esa filtración que se estaba presentando con sedimentos la semana anterior no se vuelva a presentar. "Sabemos que si hay una afectación al río Fucha por lo que se está recibiendo, pero como tal lo que nosotros les pedimos a los señores de la Secretaría es que entiendan la situación que se está presentando en este momento con las lluvias, o sea, no ha sido un tema de desacatar las normas porque sí; no, es un tema fortuito que estamos atendiendo", aseveró el Arquitecto. En la Universidad Central lo que se está construyendo son dos torres de doce pisos que tendrán un componente comercial y otro muy amplio para la academia como tal, entre los que se encuentran salones y áreas para la parte administrativa de la universidad. En este sentido, la Universidad Central emitió un comunicado en el que se refieren al Proyecto Campus Sede Centro: 1. La Resolución 341 de 2016 de la Secretaría Distrital de Ambiente es de estricto carácter preventivo e implica lo siguiente: “... medida preventiva consistente en suspensión inmediata de actividades de disposición de vertimientos de aguas con lodos a la red de alcantarillado de la ciudad [...] medida preventiva consistente en suspensión inmediata de actividad de salida de vehículos que no cumplan con las condiciones previstas en la Resolución 541 del 14 de diciembre de 1994, en concordancia con el Decreto Distrital 357 de 1997...” Como se puede apreciar en los fragmentos de la Resolución en cuestión anteriormente citados, las disposiciones de la Secretaría Distrital de Ambiente no implican el cierre de la obra, sino una suspensión preventiva en dos aspectos puntuales de esta, en los que la UC ha implementado controles desde su mismo inicio. En particular, en cuanto al tema de los vertimientos, inicialmente se dispusieron los sistemas debidos para el lavado de los vehículos en los cárcamos, pero las lluvias que han ocurrido en días recientes en el centro de la ciudad han provocado un desbordamiento inesperado. 2. Asimismo, la Universidad Central aclara que esta situación no ha afectado, ni afecta a los inmuebles vecinos, ya que las cajas de vertimientos se encuentran a más de 50 metros de distancia de los predios. 3. La Universidad, junto con la gerencia del proyecto contratada para tal efecto (Sociedad Gutiérrez Díaz y Cía.), manifiesta su entera disposición para dar cumplimiento a los requerimientos dados por la Secretaría Distrital de Ambiente, los cuales se finalizarán con la mayor brevedad posible. Estos son: ampliar la capacidad de los cárcamos existentes para evitar el paso de sedimentos y complementar el sistema de reutilización de aguas residuales para el lavado de llantas. 4. Instamos a los medios de comunicación y a las entidades públicas que han difundido esta noticia a revisar la información de manera que no señalen a las instituciones de educación superior como causantes de la contaminación en Bogotá. 5. Consideramos que lo expresado por la Administración Distrital en sus pronunciamientos sobre la medida, mediante su cuenta oficial en Twitter (@bogota), no se compadece con la tradición de trabajo desinteresado por Bogotá que nuestra Institución ha venido desarrollado durante sus cincuenta años de existencia, para lo que ha procurado mantener siempre una relación de colaboración con las autoridades distritales. 6. La Institución está dispuesta a brindar la información de interés público sobre el Proyecto Campus Sede Centro, que no solo beneficia a la comunidad universitaria, también busca recuperar, integrar a la ciudad y mejorar la imagen de esta zona de la capital.