Realizar una lista de objetivos a corto y mediano plazo y regular los horarios de descanso un par de días antes del regreso al trabajo, le pueden ayudar a retomar poco a poco el ritmo laboral. Así mismo procure sanar las relaciones con sus compañeros y jefes y dejar en el 2017 los malentendidos.

Para muchas personas el regresar a sus actividades laborales se convierte en un verdadero reto y retomar el ritmo se convierte en una tarea tediosa.

LEGIS, especializado en la gestión de talento, asegura que el “síndrome postvacacional” trae consigo para muchos, síntomas como irritabilidad, falta de interés, insomnio, somnolencia, falta de concentración y fatiga.

Ángel Quijano Lizarazo, Editor de Gestionhumana.com – LEGIS, y experto en el tema asegura que, para volver a ajustarse a esos parámetros, es muy práctico regular los horarios de comidas y descanso un par de días antes del regreso al trabajo.

Quijano dio algunas recomendaciones para amenizar el regreso a las empresas tras el periodo de descanso:

1. Como parte de los propósitos para afrontar un nuevo año, hay que organizarse con base en los asuntos pendientes que no se realizaron el año pasado por la presión de día a día, por el cansancio o por las dificultades de fin de año. “Es realmente práctico hacer una lista reflexiva de los objetivos a corto, mediano y largo plazo”, afirma Quijano.

2. Para los cargos estratégicos, es muy sano establecer una comunicación proactiva con el jefe o director de área con el fin de proponer los cambios, que por su experiencia del año anterior, pueden traer aportes positivos al desarrollo y la ejecución de tareas y responsabilidades del equipo o de la organización en general.

3. Es aconsejable conversar con los compañeros de trabajo, y en especial con aquellos que se han tenido roces o malentendidos, con el fin de mejorar la relación laboral. Es muy positivo tratar de ver más allá de los malos sucesos ocurridos dentro de los equipos de trabajo y los momentos de tensión, e intentar una nueva relación “desde ceros”.

4. Proponerse emplear metodologías para el manejo de tiempo. Cumplir agendas, llegar a tiempo a las citas y organizar reuniones debidamente planeadas, no sólo son recursos importantes para ahorrar tiempo sino para proyectar una imagen de disciplina y profesionalismo.