Foto: Captura de Youtube/Difundiendo Cine Ruso

Un grupo de cineastas rusos firmaron una carta abierta en la que criticaron los intentos de censurar la película "Matilda" que narra la relación prematrimonial entre el último zar, Nicolas II, y una famosa bailarina.

"Nosotros, los cineastas, especialmente los de la generación más mayor, sabemos lo que es la censura, que durante décadas de poder soviético determinó la suerte de artistas y obstruyó el desarrollo del arte", dice la carta.

Los cineastas subrayan que no quieren que la cultura rusa "caiga de nuevo bajo la presión de la censura, independientemente de lo influyentes que sean sus iniciadores".

Y aseguran que quieren vivir "en un país democrático y laico, donde no solo en la Constitución, sino que en la realidad la censura esté prohibida".

Kinosoyuz es el nombre de la organización cinematográfica a la que pertenecen los firmantes, entre los que figuran Andréi Poshkin y Pável Lunguin, el dramaturgo Alexandr Guelman y el crítico de cine Andréi Plájov.

Estos consideran insuficiente como motivo para censurar "Matilda" el hecho de que Nicolás II es mostrado en la cinta no como un santo y recuerdan que la relación amorosa con la bailarina polaca Matilda Kshesínskaya transcurrió antes de que el zar contrajera matrimonio en 1894.

https://www.youtube.com/watch?v=Nr8jIpEfMSU

Además, denuncian que organizaciones ortodoxas han amenazado por escrito a los dueños de los cines que se atrevan a proyectar la película.

"Matilda" ha indignado a la Iglesia y a la Casa Imperial que la acusan de profanar la memoria del santo y último zar ruso, mientras los ortodoxos más radicales incluso demandan su prohibición.

"Eres el zar, tienes derecho a todo, menos al amor", dice el tráiler de la cinta, que aún está en postproducción y no será estrenada hasta octubre próximo, en vísperas del centenario de la Revolución Bolchevique.

Tanto la Iglesia Ortodoxa Rusa como la Casa Imperial rusa consideran una "blasfemia" hablar con tanta ligereza sobre ciertos aspectos de la vida del último zar -para ellos escabrosos-, santificado en el año 2000.

La campaña tiene como portavoz a la famosa diputada Natalia Poklónskaya, antigua fiscal de Crimea que sorprendió a propios y extraños en la última marcha en honor a los caídos en la Segunda Guerra Mundial con un icono de Nicolás II.

"Rusia es presentada en la película como un país de ahorcamientos, alcoholismo y lujuria", señala la denuncia de la diputada, que se ha dirigido por segunda vez a la Justicia para que se revise el guión antes de su estreno.

En respuesta, el director de "Matilda", Alexéi Uchítel, lamentó que todo el mundo critique una película que "nadie ha visto", basándose solo en el tráiler, y se mostró dispuesto a mostrarle la cinta a todos los detractores.

Por: EFE