Cargando contenido

Foto: Ingimage



El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, pidió disculpas por haber dicho la víspera a sus críticos que se "pusiesen el hiyab" o velo islámico, lo que desató la indignación entre grupos en defensa de los derechos de la mujer.

En la cultura afgana, es una vergüenza para un hombre cubrirse la cabeza con un pañuelo y a veces se les dice a los varones que se comportan de forma cobarde que "deberían ponerse un hiyab" o, directamente, se le pone uno.

"El presidente es un prominente defensor de los derechos de la mujer y ha dado pasos únicos para fortalecer y preservar su posición desde su permanencia como presidente de Afganistán", dijo el Palacio Presidencial en un comunicado.

Durante una ceremonia celebrada el sábado en Kabul para transferir la responsabilidad de los guardafronteras del Ministerio de Interior al de Defensa, Gani respondió a las críticas de algunos oponentes que habían acusado a miembros de su Gobierno de tener vínculos con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Para ello, animó a los que tuviesen pruebas de esta acusación que las presentasen ante un tribunal y a los que no, que se "pusiesen un hiyab".

Su oficina salió hoy a defender que el dirigente no pretendía ofender a las mujeres con el uso de esta "expresión común" y trasladó las disculpas del mandatario "si esta interpretación hirió los sentimientos de las féminas" del país.

Las palabras de Gani levantaron fuertes críticas entre buena parte de la comunidad por los derechos de la mujer.

"No hay ninguna mala interpretación, señor presidente Ashraf Gani, sus palabras significan literalmente 'los perdedores llevan chador o pañuelo'. Debe disculparse incondicionalmente ante todas las mujeres", lamentó en su cuenta de Twitter el activista Zabi Manzoori.

La analista de la Unidad de Investigación y Evaluación de Afganistán, Orzala, o la activista Fasiha Rahim son solo algunas de las muchas mujeres que salieron a condenar el comentario a las redes sociales.

Por: EFE