Imagen referencial // Foto: Colprensa

Por: Juan Manuel Ruiz y Fernando Posada A seis meses de las elecciones presidenciales de 2018, las redes sociales han sido el escenario de cientos de noticias falsas con un objetivo: emprender una guerra sucia contra los candidatos. RCN Radio consultó algunos de los expertos en el campo de las comunicaciones de campaña sobre cuáles son los mecanismos y las redes más frecuentes para la guerra sucia de cara a las elecciones, y qué hacer para enfrentarla. El fenómeno de las noticias falsas cumplió con un papel crucial en el resultado de las elecciones de Estados Unidos en 2016, viéndose afectados ambos candidatos por rumores que miles de ciudadanos compartían en sus redes sociales. En algunos casos estas noticias falsas son compartidas por usuarios que conocen sobre su falsedad y buscan deliberadamente engañar a los demás lectores. Y en otros, los usuarios al leer el contenido falso lo creen verdadero, sin corroborar los hechos o contrastarlos con otras fuentes. “Noticias falsas son puestas en escena, siendo difíciles de comprobar. (...) Se empieza con un rumor. Hoy los rumores han alcanzado grandes velocidades por medio de las redes sociales”, explica Ángel Becassino, autor del libro ‘El fenómeno Trump’. A lo anterior agrega que la guerra sucia corresponde “al juego de la mentira, utilizar noticias que no son reales, a favor de una causa para afectar a la otra causa”. En Colombia el fenómeno de las noticias falsas ha crecido de manera notable en el último año. Según la herramienta de Google Trends, el asunto cada vez ha ganado mayor notoriedad entre los colombianos, triplicándose la cantidad de búsquedas en Google desde el país sobre qué son las noticias falsas. “La campaña sucia empieza por las redes sociales. Buscan cuestionar la credibilidad de los candidatos. (...) El tema puede ser cualquiera, puede ser sobre corrupción, sobre la familia o las inclinaciones sexuales del candidato, que buscan hacer daño”, explica el estratega de campaña Germán Medina. A lo anterior, Medina agrega que al ser objeto de campaña sucia, los candidatos no deben responder a los señalamientos falsos, puede podrían aumentar la relevancia y dar eco al tema. A pesar de que las redes sociales que más han sido utilizadas para la campaña sucia son Facebook y Twitter, una nueva forma se ha presentado en otra red social: las cadenas de Whatsapp. Éstas permiten difundir información de manera inmediata sin que el origen de la información pueda conocerse. “Whatsapp se está convirtiendo en el canal de las posverdades, porque es de dos vías y es imposible conocer el origen de los mensajes”, le explicó a RCN Radio el estratega de comunicaciones Óscar Ritoré.