Foto: Colprensa



Los fuertes ruidos comúnmente escuchados en época de fin de año son una pesadilla para las mascotas que según expertos en comportamiento animal, logran graves afecciones a la salud de los animales.

La pólvora, la música en alto volumen y la eufórica celebración de las familias en fin de año pueden provocar en las mascotas "sincopes" o afecciones cardíacas según Javier Rivas, médico veterinario.

"Por estos ruidos ellos pueden entrar en una crisis nerviosa que perfectamente puede producir una parálisis cardio- respiratoria", explicó Rivas.

Por eso es importante tener en cuenta algunas recomendaciones, evitando que este tipo de episodios arruinen las fiestas de fin de año.

"Lo primero y lo más importante es no dejar solos a los animales o encerrarlos cuando haya pólvora porque eso los estresa más y además ellos empiezan a ladrar y romper todo lo que encuentran en el camino", dijo Rivas.

Otra estrategia es tratar de que en los días previos al 31, "se simulen ruidos fuertes como los de la pólvora o los gritos y mientras ocurre esto acariciar a los animales y darles galletas para que ellos asimilen el ruido con un ambiente seguro".

Tampoco es recomendable automedicar a la mascota como por ejemplo, darle valeriana u otros medicamentos pues pese a que ya existe medicina homeopatía para las mascotas "esto puede ser contraproducente y el animal puede reaccionar mal", según el experto.

La última sugerencia que dio Rivas pero no menos importante, es hacer una agenda de las clínicas que estarán abiertas las 24 horas por si ocurre una emergencia con las mascotas.