Cargando contenido

Foto: Instagram



Si de tener suerte se trata, un hombre croata llamado Frane Selak, sería el mejor ejemplo. Selak nació el 14 de junio de 1929, se dedicó a dar clases de música y a los 33 años tuvo lo que sería su primer encuentro de cerca con la muerte.

En 1962 el croata debía hacer un viaje de Sarajevo (Bosnia) a Dubrovnik (Croacia), por lo que debió tomar un tren. A las pocas horas del recorrido, el ferrocarril se descarriló cayendo a un río. En ese accidente 17 personas perdieron la vida al ahogarse, sin embargo, Frane solo sufrió una fractura en el brazo, y logró nadar hasta la orilla salvándose.

[imagewp:445262] Captura Youtube

El profesor de música emprendió otro viaje al año siguiente, pero con su ya mala experiencia en trenes, decidió hacerlo en avión, pero lo que jamás imaginó este hombre, era que la muerte lo estaría rondando una vez más.

Esa sería su primera y última vez en una aeronave. Resulta que durante el vuelo una de las puertas de emergencia del avión se abrió y Salek salió despedido a través de ella. Esta vez, se podría pensar que su vida llegaría a su fin, pero no fue así, pues una vez más la ¿suerte? estuvo de su lado. Milagrosamente el hombre que para ese momento tenía 34 años, cayó sobre un bulto de heno resultando ileso.

Al igual que en el tren, los demás pasajeros no corrieron con la misma suerte, pues el incidente con la puerta, ocasionó que el avión se estrellara matando a las otras 19 personas a bordo.

[imagewp:445263] Captura Youtube

Increíblemente, tres año después, la existencia de Frane otra vez estaba en peligro. Cuando se trasladaba en un autobús, este se volcó y cayó en un río. En dicho accidente fallecieron cuatro personas, y el croata con 'suerte' sobrevivió.

[imagewp:445264] Captura Youtube

Después de esos tres terribles episodios, el hombre creyó que su mala racha había desaparecido, pues ya habían pasado cuatro años desde su último acontecimiento en el que estuvo  cerca de la muerte. Pero, por cuarta vez el profesor se vio en peligro cuando su carro se incendió mientras conducía. Con mucha agilidad, Selak salió de él y corrió tanto como pudo para alejarse del auto antes de que explotara.

Tres años después, decidió arriesgase y se compró otro carro reviviendo un episodio muy parecido al anterior, pero en esta oportunidad si sufrió quemaduras en algunas partes de su cuerpo, sin embargo, se recuperó.

[imagewp:445265] Captura Youtube

Tras todos estos accidentes, al parecer la mejor y más segura forma de transportarse era ir a pie, pero en una de sus camitas, en el año 1986, fue atropellado por un autobús en Zagreb, resultando con algunas heridas leves.

[imagewp:445266] Captura Youtube

Aproximadamente diez años luego, enfrentado sus miedos, Frane se compró su tercer carro. Mientras daba un paseo por las montañas de Croacia, vio como una gran camión se dirigía directamente contra él por lo que desvió su vehículo cayendo por un acantilado de 100 metros. Ante lo que sería su muerte inminente, Selak logró salir por una ventana y caer sobre unos árboles.

[imagewp:445267] Captura Youtube

Este sería hasta ahora, el último evento en el que su humanidad estuvo a nada de la muerte. Pero no todo fue tan malo para este croata, ya que 2003 a sus 73 años, Frane Selak se ganó más de medio millón de dolares en la lotería.

Su historia se hizo muy famosa en Europa, y los medios de comunicación lo calificaron como 'El hombre más afortunado del mundo', sin embargo, el protagonista de esta historia aseguró en varias entrevistas que él no considera que haya tenido suerte. "Nunca pensé que tuve suerte de sobrevivir a todos mis roces con la muerte. Pensé que era mala suerte el estar en el momento erróneo y el lugar equivocado".

Gracias a su 'trágica' vida, Frane  sirvió de inspiración y modelo de un comercial de Doritos.

[imagewp:445268] Foto: Instagram