Según un estudio realizado por la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sidney, Australia, el mal humor de las personas es señal de un alto coeficiente intelectual.


Joe Forgas, autor principal del estudio, aseguró que las personas con el estado de ánimo "miserable y malhumorado" son mejores al momento de tomar decisiones.


Para realizar la investigación, los científicos les pidieron a un grupo de voluntarios que vieran diferentes películas y pensaran en eventos positivos y negativos de sus vidas, con el fin de cambiar su estado de ánimo.


Después realizaron ejercicios como considerar la veracidad de los mitos urbanos y dar detalles con testigos oculares de un hecho. Esto demostró que aquellos con los estados de ánimo de tristeza y mal humor fueron los que cometieron menos errores y son mejores comunicadores.


Es decir que cuando una persona está de mal humor tiende a mejorar su capacidad de argumentar, de juzgar a otras personas y su memoria aumenta.


Además, las personas malgeniadas tienden a procesar de manera más calmada las situaciones difíciles a las que se enfrentan y son más analíticos en la vida.