La Universidad de Brown en Estados Unidos, realizó un estudio en el que reveló por qué dormir en un lugar que no es el habitual, hace que el cerebro no descanse. A través de varios experimentos, los científicos notaron que el hemisferio izquierdo del cerebro trabaja durante la noche, como un centinela, lo que comúnmente llamamos dormir con “un ojo abierto” Yuka Sasaki, quien lidera el estudio afirmó que el sueño de la primera noche es considerado como el peor, ya sea en un hotel o cualquier otro lugar. Sin embargo este mal de “primera noche” tiene remedio, pues el cerebro tiende a adaptarse a cualquier situación y al sentir que ya está en un lugar conocido, le devuelve la tranquilidad. *RCN Radio con información de “Muy interesante"