El tono fuertemente político durante la entrega de los premios Grammy el domingo en Nueva York despertó la indignación de uno de los hijos del presidente Donald Trump y de su embajadora ante la ONU, Nikki Haley.


El anfitrión de la ceremonia James Corden presentó un video en el cual varias celebridades y Hillary Clinton leen extractos del libro "Fire and Fury: dentro de la Casa Blanca de Trump", una crítica periodística al primer año de su presidencia.


El libro, publicado a inicios de enero por el periodista Michael Wolff, presenta a Trump como mal informado, intelectualmente limitado e inestable.


"Leer un extracto de un libro de "#fakenews [noticias falsas] en los Grammy parece ser un gran premio de consuelo por perder la  presidencia", escribió en Twitter, Donald Trump Jr, en alusión a la derrota de Clinton en las presidenciales de 2016.





Según el hijo del presidente, "mientras más aparece en televisión Hillary, más se da cuenta el pueblo estadounidense de genial que es tener a @realDonaldTrump" en la Casa Blanca.





De su lado, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, no evocó a Clinton pero estimó que las celebridades se equivocaron.


"Siempre me han gustado los Grammy, pero ver a artistas leer el libro Fire and Fury book los destruyó. No arruinen la música genial con basura. A algunos nos encanta la música sin que se la mezcle con política".





La semana pasada, la diplomática desmintió los rumores que se generaron tras una entrevista de Michael Wolff, según los cuales ella habría tenido un romance con el presidente.


En el video, músicos como John Legend, Cher, Snoop Dogg, Cardi B y DJ Khaled leen extractos del libro y a veces lo comentan.


"No puedo creer eso", dijo Cardi B tras leer una parte en la que se describía a Trump comiendo una hamburguesa en la cama.


Al final del video, Hillary Clinton cita un pasaje según el cual, al mandatario le gusta comer en McDonald's: "El Grammy está en la bolsa", comentó.


Por AFP