Cargando contenido

Pantallazo de video tomado de YouTube



El heroico hecho se presentó en Cabo Beach, en el condado de Sussex oriental (Reino Unido). Allí, un saltador de base se lanzó desde 160 metros, luego que su amigo se fracturara la cadera tras chocar contra un acantilado, dado a que su paracaídas no abrió.

Por lo tanto su amigo, un paramédico entrenado, se percató de lo acontecido y fue a su rescate teniendo en cuenta que su compañero cayó a la playa tras golpearse.



Posteriormente al lugar llegaron guardacostas, así como un helicóptero de búsqueda para rescatar al hombre.

Gravemente lesionado el hombre fue trasladado a un centro médico donde se recupera de la grave lesión sufrida.

Ante lo acontecido, Stephen Lloyd, diputado liberal, calificó de “inmaduros” a  los hombres que adelantaron  esta actividad en el acantilado.

Entre tanto, el ayuntamiento de Eastbourne pidió a los visitantes al lugar “usar su sentido común”.