Foto: Facebook Holly Butcher



Una carta de una joven de 27 años fue compartida en las redes sociales por su familia horas después de su fallecimiento, reseño Infobae.

Holly Butcher, una australiana que murió el jueves a causa del sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que ataca a los huesos, compartió varios consejos antes de su muerte sobre su experiencia.

"Esa es la cosa de la vida: es frágil, preciosa, impredecible y cada día es un regalo, no un derecho dado", escribió Butcher. "Los días pasan y esperas que sigan llegando, hasta que ocurre lo inesperado. Ahora tengo 27 años y no me quiero ir. Amo mi vida". (Lea también: Los famosos que morirán este año, según predicciones)

En su mensaje, la joven pidió que la gente deje de estresarse por las cosas insignificantes de la vida como estar atorado en el tránsito y que tomen conciencia de que hay gente padeciendo problemas más serios que el de ellos.

"Libérate de toda esa mierda… es tan insignificante cuando miras la vida en su totalidad. Tomen un gran respiro de ese aire fresco australiano profundo en sus pulmones, miren cuán azul es el cielo y cuán verdes son los árboles… piensen cuan afortunados son de poder hacer justamente eso: respirar", dijo.

"No dejen pasar las experiencias porque gastaron todo su dinero en porquerías materiales. Confíen sólo en disfrutar y vivir en el momento en vez de capturarlos a través de la pantalla del teléfono. La vida no está destinada a ser vivida a través de una pantalla ni tampoco se trata de obtener la foto perfecta… ¡Disfruten del maldito momento, gente! Dejen de intentar capturarlo para los demás", agregó.

Butcher, que representó a su provincia en squash y hockey, sostuvo que había que "trabajar para vivir, no vivir para trabajar", e instó a sus lectores a donar sangre en todas las oportunidades que puedan ya que fue debido a las donaciones de sangre que logró extender su vida por un año adicional.