Cargando contenido

Foto: AFP



Con un acto en la casa cultural de Ciudad Bolívar, en Bogotá, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), inició el 28 de enero su campaña política. En dicho evento se hizo formal el lanzamiento a la candidatura presidencial de Rodrigo Londoño, conocido como 'Timochenko', exguerrillero que ejerció como el último comandante en jefe de la estructura militar de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Con esto se da inicio en la historia del país, de contar con la Farc como organización política tras la firma del acuerdo de La Habana el pasado 26 de septiembre de 2017, después de más de medio siglo de conflicto armado, entre esta guerrilla y Colombia.

Como insumo de apoyo a su propaganda política, el partido de 'Timochenko' comenzó con la distribución de vallas por todas las calles y avenidas de Colombia en las que se ve la imagen de Londoño acompañado por el lema "Timo Presidente con la Fuerza del común".

Lo que llama la atención de dichas vallas es que, al parecer, a sus estrategas de campaña ¿se les pasó? por alto investigar un poco sobre el diminutivo del alias de Rodrigo, ya que la Real Academia Española define la palabra 'Timo' como: Acción de timar, es decir, quitar o hurtar con engaño. Engañar a alguien con promesas o esperanzas.

[imagewp:449484] Foto: Instagram

Otra curiosidad en la propaganda política del colombiano es la extraña similitud con el logo que está usando el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su también promoción para las alecciones presidenciales que se llevarán a cabo en dicho país, y que aún no cuenta con la fecha de su celebración.

El diseño de ambas propagandas destaca la letra 'M' de los demás elementos que conforman su mensaje político, con el uso de los colores de las banderas de ambos países.

"A mis hermanos de #Colombia, mosca con caer en la desgracia de Venezuela", "Muchas semejanzas en el diseño publicitario de las campañas del candidato de las Farc en Colombia y la de Maduro aquí. Por lo menos el de allá reconoce explícitamente (aunque implique jugar con su nombre) lo que es: un engaño, un auténtico timo", fueron algunos de los comentarios de los tuiteros.

Ahora la gran interrogante es, ¿quién copió a quién?