Cargando contenido

Foto: Ingimage



Pasaron cuatro años para que un hombre regresara al centro hospitalario donde le habían realizado una cirugía, aquejado por unos fuertes dolores abdominales.

Lo que nunca se imaginó es que una radiografía revelaría el objeto que tenía en su estomago.

Se trata de Glenford Turner, un veterano del ejército estadounidense, quien demandó al Hospital de Veteranos de Connecticut por negligencia médica, tras comprobarse que tenía en su interior un bisturí.

El instrumento quirúrgico se le olvidó al médico que le adelantó una cirugía de cáncer de próstata el 30 de agosto de 2013.

"Cualquiera de esos órganos podría haber sido atravesado por esto y podría haber sido asesinado", dijo Joel Faxon, abogado de Turner.

Por lo tanto, Turner debió someterse en abril del año pasado a otra cirugía para que le sacaran el bisturí, una vez confirmado que el elemento sí pertenecía a ese hospital.

El abogado del veterano de guerra calificó lo acontecido como "incomprensible" por el nivel de "incompetencia".

Ante este hecho, el senador de Estados Unidos, Richard Blumenthal, se mostró "consternado y aturdido" por la "atroz" negligencia profesional.