Imagen tomada de @Berliner_Fw



Un niño de nueve años resultó encerrado en una caja fuerte donde se había ocultado mientras jugaba a las escondidas.

El hecho se registró en Alemania donde, según medios como el canal de televisión británico Sky News y The Epoch Times, el pequeño quiso buscar un buen escondite en el que se le dificultara a sus amiguitos encontrarlo.

El escondite resultó ser tan bueno que, efectivamente, ninguno de los niños con los que jugaba pudo encontrarlo, sin embargo, su familia tampoco durante varios minutos.

La situación se complicó cuando se dieron cuenta que el menor se encontraba dentro de la caja fuerte y que la puerta de misma no podía abrirse ya que tenía una clave que, según El Heraldo de Barranquilla, sólo el abuelo conocía y en el momento no se encontraba en casa.




La familia del menor decidió buscar ayuda con los bomberos quienes en primer lugar adaptaron, a través de una pequeña abertura, una cámara de oxígeno para evitar complicaciones con el niño mientras lograban sacarlo.

Durante tres horas el personal de bomberos y los padres del menor intentaron abrir la caja con varias contraseñas como fechas especiales, siendo imposible lograr la combinación.

Luego de las tres horas sin lograr abrir la puerta los bomberos decidieron romper la caja para liberar al niño pero, según reportaron los mismos diarios, en un último intento lograron descifrar la clave y sacar al pequeño sano y salvo.