Pantallazo tomado de YouTube



Asombrados quedaron los empleados de una entidad bancaria en Astaná, capital de Kazajistán, luego que encontraran en pedazos los billetes que estaban en el cajero automático.

La sorpresa fue mayor cuando constataron que los responsables de los tenges, la moneda kazaja, eran dos ratones que se habían refugiado allí mientras se protegían de una tormenta de nieve.

"Y aquí tenemos a uno de los ratones. Son toda una mafia", comenta un hombre en el video que circula en redes sociales.

De acuerdo a un consolidado del banco ForteBank, los billetes dañados por los roedores equivalen aproximadamente a 300 dólares.