Cargando contenido

Foto tomada de Instagram @Shakira



El pasado mes de junio la cantante colombiana Shakira ilusionó a sus seguidores con el anuncio de que en el mes de noviembre de este año iniciaría "El Dorado World Tour", en el que daría 30 conciertos en Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, después de aplazar cinco conciertos el mes pasado, la barranquillera informó que por motivos de salud no podía realizar la gira que ya había programado.

“A finales de octubre, sentí una ronquera inusual que me impedía cantar, Los médicos detectaron que se había producido una hemorragia en mi cuerda vocal derecha. Desde entonces me entregue al reposo de mi voz (…) desafortunadamente la hemorragia parece no haberse reabsorbido aún y mi pesadilla continúa. Y actualmente me encuentro en una batalla muy dura por mi recuperación”, explicó la colombiana.

En el mismo comunicado Shakira aseguró que postergaba sus presentaciones hasta el 2018, pero hoy publicó en su twitter que en el mes de Junio de 2018 regresará a los escenarios, donde interpretará las canciones de su nuevo CD, "El Dorado", además de los clásicos que la volvieron una artista de talla mundial.

"Aunque conservaba la esperanza de poder recuperarme a tiempo para retomar la gira en enero, después de explorar muchas opciones, he tenido que aceptar la realidad de que esta lesión que simplemente requiere de más tiempo y cuidado para sanar", aseguró la interprete.




A principios de este mes se conoció que la cantante habría viajado hasta Boston para buscar al mejor médico del mundo que le permita recuperar su voz, el laringólogo Steven M. Zeitels.

Varios medios internacionales reseñaron que Shakira se debía someter a una intervención quirúrgica para así acabar con el mal que la aqueja, y aunque no se conoce la fecha en que se lleve a cabo dicha operación el proceso consistiría en la introducción de un laringoscopio por la boca, cuyo láser produce una vaporización de las lesiones vasculares de las cuerdas vocales, un procedimiento para el cual la colombiana deberá someterse a una anestesia general. Luego deberá permanecer tres semanas sin hablar y con un reposo total de 45 días.