Foto Twitter @nadine__morano

La eurodiputada francesa Nadine Morano desató una fuerte polémica en su país al calificar a Francia de "país judeo-cristiano" y de "raza blanca", al punto que su partido, Los Republicanos (LR, derecha) anunció que quiere retirarle la candidatura para las próximas elecciones regionales. El ex presidente Nicolas Sarkozy, líder del partido, recurrió a la comisión nacional de investidura del mismo para que ésta "retire" a Nadine Morano de la lista de sus candidatos en el este de Francia, indicó un comunicado de LR. El sábado por la noche, Morano declaró en un programa de televisión: "Somos un país judeo-cristiano (...) de raza blanca, que acoge personas extranjeras". Sus palabras fueron fuertemente criticadas por partidos de izquierda y asociaciones, pero también por políticos de su propio campo, entre ellos Philippe Richert, que encabeza en el este la lista LR para las regionales de diciembre y que denunció "el efecto devastador" de sus declaraciones en la campaña electoral. Pese a las críticas, la eurodiputada y exministra "mantuvo" el miércoles sus declaraciones. "No dije nada reprensible", afirmó, señalando que "no hubo demanda judicial" contra ella. Morano sí recibió el incómodo respaldo del jefe histórico de la extrema derecha francesa, Jean-Marie Le Pen, quien sostuvo que ella "enunció una evidencia histórica multisecular" al calificar a Francia de país de "raza blanca". Por AFP