Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Mateo Carvajal
Instagram @mateoc17

El deportista e influencer Mateo Carvajal se ha ganado su fama gracias a los constantes videos que sube compartiendo su vida y también motivando a todos sus seguidores a hacer ejercicio con sus desafiantes rutinas. Además, enternece sus cuentas con las imágenes que comparte con su primogénito, Salvador, hijo que tiene con la bella presentadora y modelo Melina Ramírez.

Recientemente, el influencer contó en sus redes sociales que había sido víctima de una pesada broma que le hicieron sus amigos, donde publicaron su número telefónico argumentando que le estaban buscando novia. 

Le puede interesar: Exsenadora Aida Merlano reaparece desde Venezuela en emotivo video que envió a su hija

Sin embargo, pocos días después llegó la revancha y Mateo se encargó de darle a su amigo Belmer Ospina, más conocido como belosmaki en redes sociales, un duro golpe a su colección de zapatillas. 
 

Mateo fue hasta el closet de Belosmaki, donde almacena su calzado, y procedió a desorganizar todos los pares de zaparillas lanzándolos al suelo. Luego de esto, escogió las Nike AF1 que JBalvin hizo en colaboración con la marca, unos zapatos que pueden llegar a costar 700.000 pesos colombianos, y se los regaló a un reciclador que estaba trabajando en la zona. 

La entrega de los tenis también quedó grabada y hasta fotografiada por el mismo Mateo, quien subió una foto a su cuenta de Instagram junto al afortunado que recibió estos zapatos. 

Puede leer: Luisa Fernanda W mostró impresionante ejercicio para tener el abdomen plano

Por su parte, Belmer escribió en un reel que montó a sus redes “Esto es guerra, voy por mi venganza”, dejando a los seguidores ansiosos por las futuras bromas que se harán los amigos. 

La publicación ya tiene cerca de 80 mil me gusta y pasó los 1000 comentarios, donde muchos se han divertido con las imágenes y a otros tantos les ha parecido una broma muy pesada, pensando en que quien deberá organizar el desorden no es precisamente Belosmaki, sino alguna persona que le colabore en su casa.  

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.