Cargando contenido

Aseguran que Chávez se ha convertido en una figura especial en el más allá.

Hoy los seguidores de Chávez recordaron los 64 años del nacimiento de su líder
Hugo Chávez, fallecido presidente de Venezuela.
Colprensa

Teresa Anzola se quiebra al hablar de Hugo Chávez. En un altar de santería destacan tres fotos del fallecido líder socialista y una de su heredero, Nicolás Maduro, a quien -piensa- el opositor Juan Guaidó no podrá sacar del poder.

"Montaron un presidente paralelo, pero no les resultará", sentencia Teresa, al referirse a Guaidó, juramentado mandatario interino luego de que el Parlamento de mayoría opositora declarara a Maduro "usurpador" en el cargo.

Transcurridos 20 años de la llegada de Chávez al poder, Venezuela vive la peor crisis de su historia contemporánea con hiperinflación y escasez de bienes básicos. Pero Teresa tiene fe en el "santero mayor", como llama al expresidente.

"En él (Maduro) está Chávez (...) él no va a caer, va a seguir el camino, todo lo que hizo Chávez, lo va a continuar él", dice mirando los retratos del líder socialista. En uno, viste uniforme verde oliva y boina roja, color símbolo de la revolución.

Lea también: Maduro rechazó ultimátum europeo y descarta nuevas elecciones presidenciales

Para Teresa, muchos babalaos, santeros, paleros y espiritistas ven en Chávez un enviado de "los espíritus" para ayudar a pobres como ella, que luego de perder su rancho por las lluvias recibió una de las viviendas construidas por el gobierno.

Usa un puñado de caracoles para consultar el futuro de la revolución, práctica surgida en África extendida a países del Caribe, entre estos Cuba, aliado principal del gobierno socialista.

"Todo fue mandado por Dios. La casa, la comida, todo es por nuestro comandante Chávez", cuenta Teresa, de 65 años y madre de cinco hijos, en su apartamento en el centro de Caracas. 

Los caracoles se contradicen 

En un recinto impregnado por el humo de tabaco y repleto de imágenes de santos, el "Hermano Guayanés", conserva una boina roja semejante a la que usaba el líder revolucionario.

"Para muchos Chávez pasó a ser una entidad espiritual y se le piden cosas", contó el espiritista de 54 años.

Al señalar que en Venezuela hay un "golpe de Estado silencioso", Teresa se aferra a la lectura de los caracoles.

"Le pregunto con los caracoles a Chávez, me dice que debemos tener paciencia, porque esta revolución no se va a acabar", asegura.

Por eso minimiza las masivas movilizaciones en respaldo a Guaidó, reconocido por Estados Unidos, varios países de la región y con creciente apoyo desde Europa. "Perro que ladra no muerde", asiente Teresa.

Le puede interesar: Países de la UE reconocen a Guaidó como presidente interino de Venezuela

Pero Raquel, de 70 años y vecina del barrio Petare, también consulta los caracoles y opina lo contrario. "Maduro se va", asegura.

Católicos como Alix Chinchilla, cuyo hijo se cuenta entre los 2,3 millones de venezolanos que huyeron de la debacle económica desde 2015, se aferran a sus creencias.

"Dios nos ha puesto esta lucecita, este muchacho (Guaidó) salió de la nada, como caído del cielo", apunta al descargar contra los 20 años de revolución. "Los chavistas, todo lo que tocan lo destruyen", afirma.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido