Cargando contenido

El molusco tenía una bacteria que se produce en el excremento de los ratones.

Babosa
Babosa. Imagen de ilustración
Foto: Wikimedia Commons-Danel Solabarrieta

Hace pocos días se conoció la noticia de la muerte de un joven australiano que estuvo paralizado por ocho años después de comerse una babosa.

Todo empezó cuando él se reunió con amigos una tarde en la casa de uno de ellos. Empezaron a beber vino, y luego de varios minutos notaron que una indefensa babosa transitaba por el jardín del patio.  

Los jóvenes, de forma muy irresponsable, decidieron retarse entre ellos a ver quién sería el valiente que metería al baboso animal en su boca. Un joven jugador de Rugby llamado Sam Ballat sería el encargado de cumplir el desafío de sus amigos. 

Lea También: ¿Por qué está tan delgada Tara Reid, protagonista de American Pie?

Sam no dudó en meterse la pequeña babosa que merodeaba por el patio de la casa y luego tragarla; después de varios minutos el arriesgado joven empezó a sentirse mal luego de ingerir al animal. No es que las babosas produzcan alguna toxina, solo que la suerte no estuvo a favor de Sam, debido a que el molusco tenía un mortal gusano que lo dejó en coma por más de un año. 

Resultó ser un parásito que deriva del excremento de las ratas: la babosa ingirió los desechos de la rata y luego fue a parar al estómago del joven de 19 años que permaneció casi toda su vida en estado vegetativo.

El joven murió en octubre de este año, después de despertar del coma en el que se encontraba. Los últimos ocho años permaneció en un estado de parálisis en el que escasamente podía abrir los ojos cuando le hablaban. La enfermedad que le transmitió el parásito le causó serios problemas en el sistema nervioso, lo que resultó ser la causa de su estado de inmovilidad.

Las larvas de este tipo de parásitos suelen irse al cerebro donde atacan severamente hasta causar múltiples daños y en casos peores quitarles la vida a sus víctimas.  

Le puede interesar: Hasta 6 millones de pesos cuesta una entrada para la final Boca-River

Uno de los amigos presentes durante el desafortunado incidente habló para el medio australiano 'The Sunday Project', donde relató parte de lo sucedido el día del infortunio. 

 "Estábamos sentados aquí, con un poco de vino, tratando de actuar como adultos cuando vimos a la babosa", recordó Galvin en una entrevista con el medio. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido