Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Mateo Carvajal
Instagram @mateoc17

Mateo Carvajal ha causado todo tipo de reacciones entre sus seguidores de redes sociales por el tipo de contenidos que comparte. El deportista suele mostrar las rutinas de ejercicio que realiza, los momentos que vive con su hijo Salvador y las bromas que suele hacerse con sus amigos.

El colombiano también se ha destacado por interactuar constantemente con los usuarios de la plataforma digital en distintas dinámicas como transmisiones en vivo, juegos de preguntas y respuestas, y sorteos millonarios.

Recientemente, el paisa utilizó las historias de su cuenta oficial de Instagram para contestar algunas inquietudes y preguntas de los curiosos sobre su vida personal. Como era de esperarse, más de uno se interesó por saber detalles, una vez más, de la relación que lleva con Melina Ramírez por su primogénito.

Lea también: Graban a palomas empujando a sus rivales a vías del Metro para que mueran

¿Cómo haces para entregarle a Meli el niño?”, preguntó un seguidor, a lo que Mateo respondió: “Yo le digo: ‘Meli, mira al niño’, ella me dice: ‘Ah bueno, Mate, muchas gracias’ y yo: ‘Bueno, Meli, que estés bien’”.

De igual forma, en esta dinámica una persona quiso saber si Carvajal tenía alguna anécdota chistosa con alguna exnovia. El deportista no dudó en contar una historia, que según él solo sabe su mejor amigo.

“Esta historia es real y solo la sabe mi mejor amigo. Yo hace mucho tiempo tenía una novia que era mayor que yo, y parce yo vivía pelado, sin plata, y ella me mantenía dando buenos regalos y yo con esa pena tan hiju&%/ yo decía: ‘Mk, ¿qué le voy a dar?’”, relató Mateo en el video.

Le puede interesar: Los Premios Óscar y los mejores memes que dejó la gala

En su anécdota, el paisa aseguró que ante esta incómoda situación que vivía, decidió ingeniarse un regalo sin gastar un peso y realizar una jugada inesperada en el momento menos esperado.

“Yo dije: ‘Dios mío, perdóname por lo que voy a hacer’ y entonces cogí una cadenita de oro que tenía mi mamá, se la envolví, se la regalé a ella y quedé como un príncipe. Luego, esperé a que ella se metiera una borrachera terrible y yo: ‘La cadenita, me la va pasando’, y se la dejé otra vez a mi mamá sin que se diera cuenta”, agregó a su historia.
 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.