Cargando contenido

Pelotas de golf, plástico, lentes, cepillos, entre otros objetos hacen parte de los residuos.

La Luna
Diferentes misiones espaciales dejaron varios residuos en en el satélite natural de la Tierra.
Foto: Ingimage

El hombre deja tras de sí todo rastro de residuos en cualquier lugar al que llega. Ni la Luna se pudo salvar de sufrir las consecuencias de recibir la visita de los seres humanos. 

El único satélite natural de la Tierra ha sido destino de algunas de las más monumentales y desafiantes expediciones. Sin embargo, también parece ser el basurero de las diferentes misiones espaciales que han llegado hasta allí. La misión más conocida, por ser la primera, es 'Apolo 11' (1969) con Neil Armstrong caminando con dificultad sobre la superficie lunar para finalmente plantar la bandera de los Estados Unidos allí. Posteriormente, otras naves que han seguido el rastro de esta son: Apolo 12 (1969), 14 (1971), 15 (1971), 16 (1972) y 17 (1972).  

De acuerdo con un inventario de una oficina de la Nasa, en la Luna existen aproximadamente 180 mil kilos de residuos, la mayoría son basura. Aunque también hay todo tipo de instrumentos espaciales que siguen funcionando. 

Según la lista, entre los desechos se encuentran bolsas para recoger las heces, baterías, cepillos, cámaras, lentes, bolsas con orina, filtros de oxígeno, varias banderas, bolsas para vómito, pelotas de golf, controles remoto, una jabalina, tenazas, correas, una pluma de halcón,  chaquetas, botas, toallas, canastas, medallas, fotografías, martillos, entre otros objetos que se pueden encontrar aquí. 

Sin embargo, también hay otros artefactos espaciales que continúan funcionando como un reflector láser de 100 espejos que permite medir la distancia entre la Tierra y la Luna. 

La razón por la que los astronautas dejaron todos estos objetos en la Luna, dijo el historiador William Barry a la BBC, fue para traer rocas y todo tipo de material de análisis a la Tierra, para ello, debían deshacerse de las cosas que menos necesitaran para poder equilibrar el peso. 

Objetos como el martillo o la pluma de halcón, de acuerdo al historiador, están en la Luna porque el comandante de Apolo 15, David Scott, quería comprobar la teoría de Galileo sobre la gravedad, demostrando que ante su ausencia al dejar caer los dos objetos, sin tener en cuenta su diferencia de masa, caerían a la misma velocidad. 
 

Thumbnail

La Luna sería rica en agua

Según un estudio publicado por la revista Nature Geoscience, el satélite natural de la Tierra dispondría de cantidades de agua muy superiores a las estimadas hasta el momento. Eso podría facilitar el restablecimiento de viajes interplanetarios. Sin embargo, las investigaciones sobre el agua de la Luna datan desde hace un par de años atrás. 

De acuerdo con AFP, en el año 2008, investigadores encontraron moléculas de agua en el interior de magma traído a la Tierra por astronautas de las misiones del Programa Apolo. "Quedaba aún por saber si estas muestras reflejaban las condiciones generales de las entrañas de la Luna o más bien representaban regiones excepcionalmente ricas en agua, anormales sobre una corteza 'seca'", señala Ralph Milliken, también de la universidad Brown y coautor del estudio.

Utilizando datos satélitales, ambos investigadores pusieron en evidencia que depósitos volcánicos contienen cantidades elevadas de agua, provenientes de las profundidades de la Luna. "Estos yacimientos ricos en agua están repartidos sobre la superficie, lo que prueba que el agua encontrada en las muestras del Apolo no es un caso único", explica Milliken.

La hipótesis más difundida sobre el origen de la formación de la Luna es la de una enorme colisión entre la Tierra y un cuerpo del tamaño de Marte, poco después de la formación del sistema solar. Este descubrimiento plantea una pregunta: ¿cómo el hidrógeno necesario para la formación de agua pudo sobrevivir a las temperaturas extremas provocadas por semejante impacto?

Encuentre más contenidos

Fin del contenido