Cargando contenido

Cárcel / Foto referencial AFP



A esta hora se registra una huelga de hambre por parte de los 125 internos de la cárcel de Moniquirá los cuales reclaman les sea permitido el ingreso de comida por parte de sus familiares luego de que el INPEC determinara que además de la alimentación que tienen asegurada, los días de visita compren productos en una cafetería dispuesta en el centro carcelario luego de depositar dinero con anticipación y hacer la compra respectiva; esto de acuerdo con las directrices de la institución a cargo de la administración de las cárceles del país.

El Defensor del Pueblo del departamento de Boyacá Mauricio Reyes informó que el malestar entre los internos radica en la implementación de la Resolución 6349 de 2016 mediante la cual se dispuso que el INPEC debe controlar el ingreso de alimentos por parte de los visitantes.

“El INPEC a partir de esta resolución contrató por medio de licitación pública a un proveedor para vender los alimentos al interior del centro penitenciario, haciendo un depósito de dinero previo a la visita”, indicó Reyes.

La decisión según el Defensor fue adoptada luego de presentarse algunos casos de insalubridad y de enfermedad por parte de los internos quienes estaban acostumbrados a que sus familiares les llevaran los alimentos, siendo almacenados por varios días, generando intoxicaciones que fueron reportadas oportunamente.

“Los 125 reclusos tiene asegurada su alimentación, la contratación que hace el INPEC a un proveedor particular se hace teniendo en cuenta que los precios de los almuerzos y refrigerios en general se ajusten a las condiciones económicas de los internos”, puntualizó el Defensor.

Durante el día las autoridades municipales, así como el personal de la Defensoría del Pueblo harán presencia en el lugar para lograr un acuerdo que permita la normalización de actividades de la cárcel de Moniquirá.