Cargando contenido

Foto referencial Ingimage



Como un año agridulce en materia económica calificaron las pequeñas y medianas empresas de Risaralda el periodo 2017, debido al golpe de la reforma tributaria, las cargas arancelarias y los pagos adicionales en materia laboral.

Hernán Hernández, director ejecutivo de Acopi en el Centro Occidente, aseguró que durante este año el sector que más contracción económica tuvo fue el industrial, el cual se vio altamente impactado por las cargas tributarias adicionales que se le impusieron a los empresarios.



De acuerdo con el director ejecutivo de Acopi, otra de las situaciones que frenaron el crecimiento económico de las empresas estuvo relacionado con los altos pagos por concepto de incapacidades a los empleados.