En Bogotá se reúnen 25 obispos católicos, representantes de los países amazónicos, donde exponen su preocupación por el deterioro de este importante ecosistema para el mundo. "Tenemos que tomar acciones urgentes rápidas para detener el  proceso y así  restaurar la naturaleza. No solo detener la destrucción,  sino restaurar la naturaleza", indicó Claudio Hummes, presidente de la Red Eclesial Panamazónica. Señaló además que "lamentablemente" quienes pagarían "la cuenta del daño hecho a la naturaleza, serían los más pobres". La Iglesia católica adelanta estrategias, que esperan tengan eco en las comunidades locales y a nivel mundial.   Esta comunidad prepara la  recolección de más de 500 mil firmas que llevarán a los negociadores en la Cumbre de Cambio Climático en París, con el fin de pedirles "tener en cuenta las necesidades de las personas que representan y no solo responder a los intereses limitados".